Por intermedio de un comunicado suscrito por el Consejo Directivo de la agrupación religiosa, que integran el “apóstol” Pedro Hornung y su esposa la “profeta” Mirta Lazo, Agua Viva rechazó que existan irregularidades en el proceso de adquisición del Amauta y negó que se dedique al negocio inmobiliario.

Sin mencionar que un reciente informe de la Dirección de Investigación de Lavado de Activos de la Policía Nacional confirmó los hallazgos de una investigación de Wayka, y que dicha unidad policial recomendó al Ministerio Público que inicie una indagación al sospechoso incremento de bienes de Agua Viva, la dirigencia de la comunidad evangélica calificó de “difamatorias” y “tendenciosas” las publicaciones relacionadas con sus finanzas.

“El objeto social de Agua Viva no es el negocio inmobiliario, como se señala de manera tendenciosa en las noticias, sino que la compra de locales a nombre de la misma ha sido proporcional al crecimiento en el número de miembros que se vienen sumando a través de los 32 años de nuestra labor evangelizadora en el Perú”, indicó el grupo religioso en su comunidad, que pasa por alto el reporte de la policía especializada en lavado de activos que considera llamativo los signos exteriores del “apóstol” Hornung y de la “profeta” Lazo.

Comunicado oficial de Agua Viva que reconoce que compró el Amauta por 6 millones de dólares a base de diezmos. El grupo evangélico no se pronunció sobre la investigación que les realiza la Dirección de Lavado de Activos de la Policía por un “abrupto incremento patrimonial”.

Agua Viva es una organización evangélica que ha comenzado a invadir espacios que no corresponden al culto religioso. Pedro Hornung y Mirta Lazo son integrantes del grupo conservador “Con Mis Hijos No Te Metas” que se opone a la igualdad de género, además respaldaron la candidatura presidencial de Keiko Fujimori y desde 2013 exigen el indulto para el ex presidente Alberto Fujimori.

Cuando Wayka pidió reiteradas veces a Agua Viva la versión de Hornung y de Lazo, la respuesta siempre fue negativa. Solo después que Wayka revelara el documento de la policía especializada de lavado de activos que confirma los hallazgos de la investigación periodística, los líderes evangélicos finalmente respondieron pero no aclararon los cuestionamientos de los agentes policiales ni de Wayka.

Según Agua Viva, “toda la información económica y financiera de la iglesia se encuentra debidamente sustentada en los balances y reportes contables que se entregan anualmente a la Sunat (y) se puede verificar que la compra del coliseo Amauta no ha sido producto de un desbalance patrimonial, ni se evidencia un caso de lavado de activos”, precisa el comunicado.

Sin embargo, en lugar de allanarse a la investigación y ponerse a la disposición de las autoridades, como cualquier ciudadano que no tiene nada que ocultar, los líderes de Agua Viva sostienen que presumir el delito de lavado de activos “es pretender desprestigiar” a la comunidad religiosa que encabezan el “apóstol” Pedro Hornung y la profeta Mirta Lazo.

Wayka continuará investigando e informando sobre el caso de Agua Viva.

Comentarios

comentarios