Más de 20 niños menores de 5 años en pobreza extrema se educan en el centro educativo ‘Angelitos de Moruta’ de Carabayllo, un espacio que el Estado no terminó de construir y que fue concluida por los mismos padres de los menores.

Los infantes de un año y medio de edad, como Joice, son los que asisten a las instalaciones del centro ‘Angelitos de Moruta’, donde la oscuridad y la aridez generadas por la falta de luz y agua en el lugar, acompañan a la única profesora del centro educativo.

Joice, una niña de un año y medio de edad que sufre de hidrocefalia.

Según los padres de los niños, quienes terminaron de construir lo que el Estado dejó a medias, manifiestan la ausencia de materiales educativos y de construcción.

Entre los materiales para la infraestructura, se requieren baldes de pintura blanca, ladrillos, cemento, terokal y arena. Para los niños también se necesitan mesas, vinifan, corrospum, microporoso y estantes.

Por su parte, organizaciones como ‘Punche Corazón’, una agrupación sin fines de lucro, buscan financiamiento, donaciones y todo tipo de apoyo que mejore las condiciones para los niños del centro “Angelitos de Moruta”.

 

 

Comentarios