Los votos del APRA y Fuerza Popular fueron suficientes para decidir que el congresista evangélico de Fuerza Popular, Juan Carlos Gonzales Ardiles, no sea investigado en la Comisión de Ética del Congreso. Gonzales Ardiles quien es pastor de Agua Viva, iglesia investigada por presunto lavado de activos, ha sido denunciado por la abogada Rosa Velarde, ex trabajadora de su despacho, por despido arbitrario tras enterarse que padece cáncer al pulmón.

Hasta el momento la comisión, que también es presidida por el parlamentario, ha archivado otras doce denuncias contra congresistas, de las cuales ocho estaban relacionadas con sus colegas de Fuerza Popular. Las imputaciones desestimadas van desde presuntos abusos de poder y conflictos de intereses, hasta omisión y falsedad en la información de hojas de vida.

Entre los casos archivados destaca el del fujimorista Héctor Becerril, acusado de presunta intromisión al pedir celeridad en la resolución del conflicto por la azucarera Pucalá. Así como el de su colega de bancada, Alejandra Aramayo, imputada por extorsionar en un programa de televisión en Puno al ex director del Proyecto Especial Binacional Lago Titicaca, Julián Barra Catacora.

Cabe destacar que el congresista evangélico presentó en agosto de este año un proyecto de ley para declarar de interés nacional la creación del Ministerio de la Familia. Siguiendo la misma línea de trabajo de la ex congresista Mirta Lazo Hornung, fundadora de Agua Viva e investigada también por lavado de activos por la Dirección de Lavado de Activos de la Policía.

 

Comentarios