El día de hoy, a las 4pm se ha convocado a una movilización contra el TPP (Acuerdo de Asociación Transpacífico) que fue firmado ayer por los ministros de comercio exterior de los 12 países involucrados, incluido el Perú. Y es que el TPP no es poca cosa: el mayor acuerdo comercial regional de la historia si bien es defendido por el actual gobierno aduciendo mejores posibilidades para la exportación al ser un bloque que agrupa el 40% de la economía mundial, según diversos especialistas en todo el mundo, sería sumamente lesivo principalmente para los países firmantes más pequeños (Perú y Chile) en cuanto a su soberanía al tener que compensar a empresas transnacionales que reciban una utilidad menor a la esperada, por una eventual elevación del precio de medicamentos, o hasta serias restricciones al uso actual de internet, entre otras amenazas latentes.

“Médicos sin Fronteras” denunció ya hace algunos meses que el TPP “pasará a la historia como el peor acuerdo comercial para el acceso a los medicamentos en los países en desarrollo”, mientras la decana del Colegio Químico Farmacéutico del Perú, en entrevista a Servindi indicó: “el TPP somete al Ministerio de Salud, a la autoridad (internacional) de patentes, requiriendo de su aprobación para el uso de un medicamento”. La OMS también ha manifestado su preocupación: “si estos acuerdos abren el comercio pero cierran la puerta a medicamentos asequibles, tenemos que plantear la pregunta: ¿es esto realmente un avance?”.

El abuso del concepto de propiedad intelectual con el que se justifica el tratado y que nos pone en una situación sumamente vulnerable, lo ilustra el premio Nobel Joseph Stiglitz con un ejemplo: “el  resultado será que los peruanos estarán enviando cada año grandes cheques de dinero a EEUU, hasta el fin de los tiempos, por el uso de ese conocimiento, incluso si se basa en el robo de material genético de la Amazonía peruana”. El escenario desfavorable para el Perú, según Stiglitz, es bastante amplio y afecta directamente a la soberanía de los países: “si un Estado aprueba regulaciones sobre el medio ambiente, o sobre los transgénicos, o sobre la economía, hay una alta probabilidad de que su propuesta sea demandada por cualquier corporación” que considere que dicha regulación reduce sus utilidades esperadas. El problema -dice- es que esta demanda se resuelve en arbitraje internacional cuyas cortes son controladas por las grandes corporaciones y suelen imponerse, por lo que inclusive muchos miembros del partido demócrata y algunos del republicano lo consideran un mal acuerdo para el propio EEUU.

Stiglitz recomienda por ello que el mismo no sea aceptado por países bastante más pequeños y con más probabilidades de perder como son Perú o Chile. Considera que para ambos países este tratado no añade beneficio significativo alguno que no esté en los TLCs vigentes que tienen con EEUU (y que podrían firmar con los países del TPP con los que no tienen acuerdo) siendo mayores y seguros los perjuicios en accesibilidad de medicamentos, medio ambiente y regulación financiera. La industria textil peruana y la agricultura local también se verían afectados por los fuertes subsidios estatales que miembros del TPP como Vietnam o EEUU aplican en estos sectores.

Por su parte el gobierno peruano, a través del Ministerio de Comercio sostuvo en declaraciones al diario La República que el TPP “contribuirá a convertir al Perú en un Hub para el Asia Pacífico, atrayendo inversión de otros países para exportar con preferencias al resto de economías del bloque”. Preocupa que el gobierno peruano no logre reconocer los riesgos de este tratado, cuando, por ejemplo el gobierno de Canadá ha sido sumamente cauto: “es demasiado pronto para respaldar el TPP, firmar no significa ratificar”.

¿QUÉ PROPONEN LOS CANDIDATOS SOBRE EL TPP EN SUS PLANES DE GOBIERNO?

Tras leer los 9 planes de gobierno de los candidatos con mayores opciones a ganar la presidencia, encontramos tres tipos de propuestas:

PitazoElectoral3

TIPO 1: REVISAR EL TPP Y PROMOVER LA SOBERANÍA FARMACÉUTICA

Solo la candidata Verónika Mendoza es clara al respecto en su plan de gobierno al proponer “revisar los acuerdos comerciales y tratados que vulneren los derechos de la población y la soberanía nacional” implementando “políticas para regular los precios de los medicamentos” con “medidas que enfrenten los monopolios indebidos que ciertos tratados internacionales generan elevando precio de los medicamentos”. Añade además que se fomentará una “política de fabricación nacional de productos farmacéuticos y dispositivos médicos para desarrollar una efectiva soberanía farmacéutica”, entre otras cosas. Le tomamos la palabra.

TIPO 2: REVISAR ACUERDOS COMERCIALES, DE MODO GENERAL

Aquí ubicamos la propuesta del Plan de Gobierno del candidato Urresti y el partido que representa, que pareció recordar, ahora en campaña, que era nacionalista, proponiendo “revisar todos los tratados de libre comercio que se opongan al ejercicio de nuestra voluntad soberana”. Cuesta creer que el partido de gobierno -de continuar- revise un tratado que considera a todas luces beneficioso. ¿Urresti podría ir contra todo el aparato tecnócrata actual que cree dogmáticamente en los beneficios de los acuerdos de este tipo y no logra aceptar los riesgos implicados? Tendría que cambiar si no a todos, a casi todos. TARJETA AMARILLA.

TIPO 3: RATIFICAR EL TPP SIN CONSIDERAR PROBABLES PERJUICIOS

Esta TARJETA ROJA preocupa, ninguno de los siete candidatos restantes, manifiesta en sus planes preocupación alguna por las serias amenazas del TPP respecto a nuestra soberanía frente a las corporaciones y la seria amenaza en accesibilidad a medicamentos a precios bajos, medio ambiente o libre uso de internet. Los 7 se allanan al TPP, sin siquiera cuestionarlo con un discurso principalmente orientado a “aprovechar los beneficios de los acuerdos comerciales” (Acuña, Guzmán, Toledo). PPK va más allá y es explícito en señalar que promoverá “la ratificación de los acuerdos del TPP y Alianza del Pacífico en el Congreso de la República”. Fujimori además de ir en el mismo sentido hace mención a “respetar las normas sobre licencias obligatorias” aunque no sabemos si lo hace en el sentido del actual gobierno que por ejemplo paga por los antirretrovirales a una transnacional 14 veces más que en Bolivia. Lo de Fujimori es coherente: en las 70 páginas de su plan no se menciona ni una sola vez la palabra “soberanía”. Parecido al caso de García, que identifica a los tratados como “ventanas de oportunidades que implican compromisos y obligaciones no negociables que el Perú debe cumplir y que limitan el tradicional margen de maniobra”, ¿no negociables?, ¿sin margen de maniobra?… queda claro que el perro del hortelano solo está interesando en mover la colita a las grandes corporaciones. Para terminar, el partido Acción Popular que postula al candidato Barnechea pasa por alto este vital tema en su Plan de Gobierno, increíble para un partido que propone “reconquistar el Perú por los peruanos” (solo en declaraciones posteriores Barnechea muestra convencimiento por el aspecto comercial del TPP y alguna preocupación por el tema de los medicamentos genéricos, aunque sin cuestionarlo frontalmente).

Esta casi unanimidad de los partidos políticos sobre el TPP, en solo reconocer sus probables beneficios y no hacerlo respecto a las serias amenazas a nuestra soberanía, salud, medio ambiente y accesibilidad informativa dibuja un escenario preocupante, aunque aun reversible dado que, para entrar en vigencia debe ser ratificado por el congreso en un plazo máximo de dos años. Urge un debate serio y profundo al respecto.

Hasta la próxima entrega.

 

 

Comentarios