El pasado 18 de febrero miles de limeños salieron a las calles a protestar por el intento de privatización de la empresa pública de agua Sedapal argumentando que dicha decisión pondría en riesgo el acceso universal a su derecho fundamental al agua. En un sentido similar, varias comunidades hace algunos años en Cajamarca lograron detener el proyecto minero Conga que amenazaba un grupo de lagunas que formaban parte de sus ecosistemas productivos y de vida: según el Ministerio del Ambiente (2011) no se realizó la evaluación de los humedales “desde un punto de vista ecosistémico”.

En cuanto a las 50 Empresas Prestadoras de Servicio (EPS) –que dependen de los gobiernos locales- que atienden al 65% de la población se les acusa de ser ineficientes, es decir, de presentar graves problemas técnicos y de gestión que redundan en inmensas pérdidas de agua –estimadas en la mitad del total que va por las tuberías-, bajos niveles de cobertura (86%) y calidad del servicio. Ello además del serio problema de contaminación que implica que el 68% de aguas residuales, según la OEFA, no sean tratadas descargándose en lagos, ríos o el océano, contaminándolos seriamente. En cuanto al ámbito rural y periurbano, el 24% de la población es atendida por más de treinta mil Juntas Administradoras de Servicios de Saneamiento (JASS) las mismas que no presentan indicadores oficiales de eficiencia, presentándose mucha variabilidad en cobertura y calidad del agua entre una y otra. En suma, varios millones de peruanos que no cuentan con agua potable y cerca de diez mil niños que mueren anualmente por enfermedades relacionadas con el consumo de esta agua insalubre. Todo esto en contraste con un consumo por habitante promedio (250 litros) cinco veces mayor al recomendado por la Organización Mundial de la Salud.

IMG_8613

En relación a las cabeceras de cuenca estas son fundamentales para la supervivencia y actividades productivas del ser humano porque, como bien define Servindi, “cumplen una función importante en el ecosistema: son un espacio dinámico en el cual sus partes se relacionan entre sí mediante el intercambio de flujos, de materia y de energía. Cualquier alteración del territorio de las cabeceras de la cuenca y de los aspectos cualitativos y cuantitativos de sus fuentes de agua modificaría los flujos existentes en la cuenca alta, media y baja”. Dicho esto, nos parece fundamental que cualquier ciudadano que aspire a ser presidente considere la provisión de este líquido vital no solo como un derecho humano que debe garantizarse universalmente desde el Estado sino como un elemento ecosistémico que debe protegerse desde su origen para garantizar su provisión en el largo plazo.

¿QUÉ PROPONEN LOS CANDIDATOS SOBRE EL AGUA?

Evaluaremos los 9 planes de gobierno de los candidatos con mayores opciones a alcanzar la presidencia adoptando dos criterios básicos: lo que proponen respecto a las entidades proveedoras actuales y las medidas de protección de las fuentes de agua, con énfasis en las altoandinas. Así, encontramos tres tipos de propuestas:

PitazoElectoral7

TIPO 1: MEJORAR EMPRESAS PÚBLICAS Y PROTEGER CABECERAS DE CUENCA

En este grupo tenemos a Verónika Mendoza y Pedro Pablo Kuzcynski. La candidata Mendoza propone fortalecer técnicamente a las EPS articulándolas con las JASS, además de implementar medidas para minimizar el excesivo consumo de agua potable “en las zonas de mayor dotación”. También hace explícita la aprobación de una “Ley que proteja las cabeceras de cuencas y las praderas alto andinas, prohibiendo actividades económicas que amenacen la base de los glaciares en especial aquellas que usan mercurio y cianuro”. Por su parte, Kuczynski tras identificar una brecha en infraestructura de S/. 53,4 mil millones y cuestionar al modelo de gestión de las EPS que no permite realizar las inversiones necesarias, propone con el programa Agua Limpia “alcanzar en 5 años el 100% de cobertura urbana y periurbana, además de forestar en las zonas altas y cabeceras de los ríos para contrarrestar con la atracción de lluvias la desglaciación actual”. Propone además fortalecer las EPS con una instancia especializada del Ministerio de Vivienda e incluir en su directorio una representación de los usuarios. En cuanto a las fuentes de agua propone para el 2017 contar con una base nacional de datos hídricos por cuenca, controlando su cantidad, calidad y demanda con participación social a través de una “Red de Vigilancia Nacional del Agua”, además de crear el programa Sierra Azul que construirá obras de “cosecha del agua” en las partas altas de las cuencas. Les tomamos la palabra.

TIPO 2: SOLO AMPLIAR COBERTURA Y CONSTRUIR RESERVORIOS

Aquí ubicamos al candidato Barnechea, en cuyo plan a pesar de que considera “el Agua” como uno de sus pilares de desarrollo, no presenta propuestas concretas más allá de prometer “aumentar la cobertura del servicio de agua potable del 85% actual a cuando menos el 95%, incrementar su calidad y el número de horas de servicio hasta completar las 24 horas” e “iniciar un diálogo para establecer una gobernanza del agua entre los principales actores (comunidades, autoridades y empresas) logrando definir la mejor forma para sembrar y cosechar agua”. Toledo, por su parte, propone incrementar la cobertura en el acceso a agua potable de hogares de 95 a 100% e “implementar el programa nacional de construcción de reservorios altoandinos”. El otro candidato incluido en este grupo es Guzmán, quien si bien propone algunas medidas concretas para sensibilizar a la población en reducir el consumo de agua o mejorar la eficiencia de las EPS como fomentar las líneas de carrera de su personal, mayor capacitación a su recurso humano o pasar de depender de las municipalidades a hacerlo de un ente de planeamiento nacional no alcanza propuestas en relación a la protección de cabeceras de cuenca. Propuestas claramente insuficientes para un tema tan fundamental. Tarjeta amarilla.

TIPO 3: PRIORIZAR LA MINERÍA, PRIVATIZAR O NO PROPONEN NADA

En este grupo ubicamos al candidato Acuña quien solo propone construir reservorios en las partes altas de la sierra incentivando “la inversión privada a través de asociaciones público-privadas (APP)”. También al candidato García, quien al abordar el tema del agua, más allá de un listado de obras públicas y de propuestas para fortalecer las EPS, deducimos de su plan que pone al agua en función de la actividad extractiva con propuestas como el “canon comunal” o “brindar servicios básicos a las poblaciones” del entorno generando “políticas públicas que permitan que el proyecto minero se desarrolle”, es decir, la minería a como dé lugar, aun poniendo en riesgo cabeceras de cuenca y su consiguiente afectación ecosistémica. Por su parte la candidata Fujimori, si bien propone “garantizar el cumplimiento efectivo e independiente de la normativa ambiental para las actividades extractivas, garantizando una sana convivencia con la comunidad” no tiene propuestas concretas para la protección de cabeceras de cuenca ni fortalecer las EPS. Finalmente, para el candidato de gobierno Urresti, este tema no constituye interés alguno en su plan de gobierno: simplemente no lo menciona, lo que es consistente con lo realizado por el presente gobierno, incluido el actual intento de privatización de Sedapal. Tarjeta roja.

Hasta la próxima entrega.

 

Comentarios