Algunos ya empezaron a caer, y los que siguen libres, a la espera de escuchar: ¡Oye! te llaman desde la prisión…

 

Comentarios