Tras 35 años de explotación minera, cientos de ciudadanos de la provincia de Espinar del Cusco están expuestos a metales pesados, según indica el estudio ‘Metales pesados tóxicos y salud pública: El caso Espinar’.

El informe elaborado en conjunto por CooperAcción, Instituto de Defensa Legal, Derechos Humanos sin Fronteras y Broederlijk Denle, identificó en Espinar una situación en la población de desnutrición y anemia, asociada a los niveles de pobreza y a la falta de agua segura, lo que reduce al mínimo las defensas de las personas expuestas a la contaminación minera.

“No existe un esfuerzo por proteger a la población; por el contrario, defiende la tesis sobre la contaminación natural por alta mineralización en Espinar”, señala el estudio sobre el contexto actual del distrito con mayor cantidad de niños con desnutrición crónica (1547) en Cusco, según un informe de ENDES del 2007.

Espinar, Cusco.

Por su parte, cuatro años después de la Mesa de Diálogo de Espinar, el gobierno aún no aplica medidas concretas implementadas, ni asigna el presupuesto necesario para afrontar la grave situación en la provincia.

Ante el alarmante escenario, la población de Espinar exige que se declare el estado de emergencia sanitaria por exposición crónica a metales pesados en el lugar, con la finalidad de que se apliquen políticas públicas que permitan el acceso a la salud y agua potable.

Comentarios