Escribe Rafael Virhuez, actor y gestor cultura CIJAC

De 16 partidos políticos que han participado de estas últimas elecciones presidenciales,  04 de ellos no contaban con una propuesta de cultura, 07 un párrafo con un máximo de 5 líneas, solo  cinco de ellos contemplaban con diversas intensidades el tema de la cultura en sus planes de gobierno. Esta omisión grosera, gráfica de manera general  la importancia que confieren la gran mayoría de movimientos y/o partidos políticos, a la cultura como pilar de desarrollo en nuestro país.

Desde hace algunos años  el Ministerio de Cultura promueve la celebración a nivel  nacional  de la  Semana de los Puntos de Cultura, acción que tiene por finalidad sensibilizar a la ciudadanía sobre el aporte de los Puntos de Cultura al desarrollo local. En el presente año  estas celebraciones  serán del 20 al 25 de  junio y tendrán un motivo adicional para el júbilo: El jueves 16  de junio el Congreso de la República aprobó por amplia mayoría (88 congresistas a favor, 01 abstención y 01 voto en contra) la Ley 5136, Ley de Promoción de Puntos de Cultura.

Este proceso de consecución de la ley tiene un hito importante: El Primer Encuentro Nacional de Puntos de Cultura, realizado  en la ciudad del Cusco del  28 de noviembre al 1 de diciembre del año 2013. El evento reunió a más de 160 participantes entre representantes de  los diversos Puntos de Cultura, funcionarios de las Direcciones Desconcentradas de Cultura e invitados extranjeros con experiencias similares en América Latina.

El tema central del evento que aglutinaba  a 102 organizaciones culturales de todo el país, consistía en la  revisión, discusión y validación de la propuesta de Ley que institucionalice el Programa Puntos de Cultura. Un proceso exhaustivo, participativo, transparente y democrático, que puso en evidencia la voluntad y compromiso de los Puntos de Cultura de trabajar concertadamente. De modo personal tengo que confesar que fue uno de los momentos más intensos, conflictivos, agotadores que he vivido con mucho agrado y con bastante expectativa. Construir instrumentos de esta índole de manera participativa en un contexto como el nuestro es “remar contra corriente”,  esa situación lo hace atractivo, desafiante, además de necesario y urgente.

En términos generales podemos decir que la Ley de Promoción de Puntos de Cultura:

  1. Busca garantizar por parte del estado el reconocimiento, la articulación y fortalecimiento de las organizaciones que trabajan desde el arte y la cultura para contribuir a procesos de desarrollo comunitario.
  2. Brindar beneficios a las organizaciones culturales, por ejemplo la participación en concursos que permitirán el financiamiento de proyectos que tienen un impacto positivo en la sociedad, generar  oportunidades de capacitación, encuentros para el intercambio de aprendizajes y el fortalecimiento de los puntos de cultura a la lo largo y ancho  del país.
  3. Brinda a los ciudadanos y de manera en especial a los niños y jóvenes, el acceso a experiencias que amplían así como nuevas oportunidades de desarrollo.
  4. Permite que los Puntos de Cultura y el Estado trabajen de manera conjunta para garantizar que todos los peruanos ejerzamos plenamente nuestros derechos culturales.
  5. Reafirma el valor del arte y la cultura en el desarrollo de un país, y su aporte en la construcción de una sociedad más justa, inclusiva y democrática.

Las elecciones presidenciales han culminado con un apretadísimo resultado a favor de Peruanos por el  Kambio, quienes asumirán  las riendas de nuestro país desde este 28 de julio. El Plan de Gobierno de PPK contempla un amplio capítulo  denominado Cultura Viva, en su  Lineamiento Estratégico 01: Fortalecimiento Institucional podemos encontrar  la Acción Estratégica 05: Fortalecimiento de la Red Puntos de Cultura, que señala:

  • Desarrollar la Red de Puntos de Cultura para promover el talento creativo y fortalecer la institucionalidad del sector desde sus mismos protagonistas en la sociedad civil, generando plataformas de intercambio y encuentros entre actores culturales de distintas regiones y un acercamiento directo entre el Estado y el sector.

Planteándose las metas siguientes:

  • Para el ejercicio presupuestal 2017, se duplicará la partida destinada a la red Puntos de Cultura.
  • Al finalizar el tercer año de gobierno, los Puntos de Cultura registrados serán 500 y el 2021 un total de 1,000.
  • Al tercer año de gobierno, se tendrá en funcionamiento un observatorio de las externalidades positivas de los Puntos de Cultura en la vida ciudadana.

Este nuevo gobierno tiene hoy un excelente punto de partida, una ley que institucionaliza el programa de Puntos de Cultura al interior del Ministerio de Cultura, esperemos que las metas planteadas en su Plan de Gobierno terminen en buen puerto. Es tarea del sector  cultural fortalecer sus niveles de articulación para  mantenerse vigilantes y propositivos.

Finalmente saludar el esfuerzo realizado por todas las personas y organizaciones culturales que de diversas formas e intensidades han contribuido  en hacer  realidad esta ley, a los miembros de la  Comisión de Cultura del Congreso de la República y de manera en especial saludar el compromiso del equipo de Puntos de Cultura del Ministerio de Cultura … Seguimos caminando.

Comentarios