En las primeras horas de la mañana del pasado jueves 7 de diciembre, policías y funcionarios del Ministerio Público dirigidos por el fiscal José Domingo Pérez intervinieron dos locales de Fuerza Popular, en el marco de la investigación a la lideresa del partido, Keiko Fujimori, por supuestos aportes de la constructora Odebrecht. Los personajes que aparecieron ipso facto sorprendieron con su presencia.

Con la autorización del juez Richard Concepción Carhuancho, la Segunda Fiscalía Supraprovincial Corporativa Especializada en Lavado de Activos y Pérdida de Dominio a cargo del fiscal José Domingo Pérez allanó el local del partido en el Centro de Lima. La expresidenta del Congreso, Luz Salgado y el parlamentario fujimorista Héctor Becerril se plantaron en la entrada del local expresando su rechazo a la acción del Ministerio Público.

Por otro lado, lo relevante ocurrió en la calle Los Morochucos de Surco, donde funciona la oficina del partido. Además de Salgado y Becerril, quienes también estuvieron en este local, los voceros más ariscos del fujimorismo también resguardaron el allanamiento: la presidenta de la Comisión Lava Jato, Rosa Bartra; el secretario general del partido, José Chlimper; la presidenta de la Comisión de Constitución, Úrsula Letona; y los congresistas Cecilia Chacón, Elard Melgar, Daniel Salaverry, Alejandra Aramayo y Victor Albrecht. Keiko Fujimori y su abogado, Edward García Navarro, llegaron después.

“No se está metiendo usted con cualquiera…”, dijo Luz Salgado, amenazante, al fiscal a cargo de la intervención, José Domingo Pérez, en pleno allanamiento.  “¡Por favor! Que venga el suboficial que está redactando el acta, son las nueve y diecinueve de la mañana y la señora congresista me ha señalado que no sé con quién me meto”, respondió indignado Pérez. Salgado, sorprendida, volvió su mirada sorprendida hacia el fiscal que quería amedrentar.

Otro momento llamativo es el acto de la legisladora que dirige la comisión investigadora que tiene a Keiko Fujimori entre sus objetivos, Rosa María Bartra, quien se tomó varios minutos en grabar intimidantemente los rostros de los fiscales presentes en el allanamiento.

Asimismo, Aramayo, Letona y Becerril también grabaron con sus celulares los rostros de los funcionarios del Ministerio Público, pero los fiscales no se intimidaron.

 

Comentarios