“Ideología de género”. Si usted es padre o madre de familia, es posible que haya escuchado esta frase últimamente. En volantes en las puertas de los colegios, en declaraciones públicas de congresistas, en columnas de opinión en diversos medios de prensa. Usando el lema #ConMisHijosNoTeMetas, nos informan que esta ideología es algo muy peligroso, una suerte de campaña internacional que está penetrando el sistema educativo del Perú y que pone en peligro a nuestros hijos, especialmente su sexualidad. Incluso han lanzado una campaña de rechazo a esta “ideología” y han convocado a una marcha.

Si usted cree que esto es algo alarmante, tiene razón. Es natural que todos los padres y madres, que queremos lo mejor para nuestros hijos e hijas, queramos saber bien de qué se trata y por qué el ministro de Educación habría aceptado incluir esta supuesta ideología en la currícula escolar.

Lo que dicen

Según un volante distribuido en las afueras de algunos colegios, por ejemplo, se dice que la ideología de género propone: “que la persona nace sexualmente neutra, no hay sexo femenino o masculino”. Ese volante también dice que la ideología de género “sustituye el término SEXO por el término GÉNERO para superar lo que llaman un determinismo biológico, que es la creencia de que el comportamiento humano es controlado por los genes masculinos y femeninos”.

En ese sentido, el congresista evangélico Julio Rosas ha dicho: “esta ideología (…) pretende secuestrar al Estado peruano para imponer este pensamiento totalitario en la sociedad peruana”. Frente a todo ello, políticos y religiosos han lanzado una campaña para rechazar el currículo nacional de educación básica que supuestamente incluiría estas ideas.

volante

Volante con información falsa

¿En serio debe alarmarse por esta supuesta “Ideología de Género”?

Sí, debe alarmarse.

Debe alarmarse porque la idea de “género” es uno de los mayores avances que logró la humanidad en el siglo XX, y gracias a ella es que las mujeres hoy pueden estudiar en el colegio, seguir una carrera universitaria, trabajar de manera independiente, votar en las elecciones entre otras cientos de cosas que antes no podían hacer porque se creía que no era parte de su “naturaleza”.

Así que sí: es muy alarmante que un grupo de religiosos y políticos pretenda manipularlo a usted para atacar el concepto que permite que nuestras hijas tengan más libertades y oportunidades que nuestras abuelitas.

En el volante que compartimos se hace un sancochado de conceptos.

 

Aclaremos esta desinformación

¿Qué es lo que NO dice el concepto de “género”?

Que el ser humano nace “sexualmente neutro”. Nadie en ninguna parte pretende que no existe la diferencia sexual, esto es, la diferencia biológica que hace que nuestros cuerpos sean distintos. Por lo tanto, es mentira que alguien “sustituya” el sexo por el género.

¿Qué es lo que SÍ dice el concepto de género?

Que aquella diferencia sexual NO determina los ROLES que las personas cumplen en una sociedad. Que una cosa es el sexo, y otra cosa los roles de género.

Que el hecho de que las mujeres tengan vagina no quiere decir ni que sean sumisas al esposo, ni que deban quedarse todo el tiempo en casa limpiando y cocinando, ni que no tengan derecho a estudiar, ser profesionales o hacer lo que quieran. Y que el hecho de que los hombres tengan pene no quiere decir que tengan que ser unos “machos” violentos dispuestos a pegarle a su esposa, ni a acosar o manosear a las mujeres, ni que tengan que tragarse sus lágrimas cuando están tristes porque “los hombres no lloran”, o que no puedan cuidar a sus bebés con amor.

Como se ve, estas ideas no tienen nada de “totalitarias” como sostiene el congresista Rosas: al contrario, estas ideas buscan que las personas tengamos MÁS libertad para hacer con nuestra vida lo que más queramos, sin dejarnos aplastar por viejos prejuicios que les decían a nuestros bisabuelos cómo debían ser “los hombres” y “las mujeres”.

Lo totalitario es, más bien, lo contrario de la mal llamada “ideología” de género: pensar que hombres y mujeres -por el solo hecho de tener órganos sexuales diferentes- deban tener derechos diferentes, roles diferentes en la sociedad, oportunidades diferentes. Lo contrario al “género” es creer que las niñas no deben ir al colegio porque “deben cuidarse en casa ayudando a su mamá”. Eso es totalitario. Y se llama machismo.

¿La “ideología de género” hará que nuestros hijos se vuelvan homosexuales?

La respuesta es simple: NO. Porque las personas no “se vuelven” homosexuales, porque la “homosexualidad” no es una enfermedad que “se contagia” o se “difunde” en libros de texto. La homosexualidad es una orientación sexual, una forma de vivir la propia sexualidad que no es ni buena ni mala, que simplemente es.

Si usted tiene un hijo homosexual, por favor no lo haga sufrir haciéndole creer que está enfermo, simplemente ámelo y punto ¡es su hijo!, tiene derecho a ser feliz. Y si usted tiene un hijo que no es homosexual, olvídese de los “miedos” que le quieren infundir: no va a cambiar su vida sexual por una currícula escolar que le enseñe que todas las personas tenemos los mismos derechos.

El necesario Enfoque de Género

“Género” no es una idea que tenga que ver principalmente con lo que uno hace en la cama. Es al revés. Lo que uno hace en la cama tiene que ver con el sexo, la orientación sexual, los gustos, la relación que uno establece con su pareja sexual, etc.

El “género” tiene que ver con los ROLES y la identidad que cada persona vive, y la mayor parte de eso precisamente es lo que uno hace fuera de la cama: su derecho a estudiar, a trabajar, a relacionarse con los demás de la manera que le haga más feliz.

¿Usted cree que eso depende de qué órgano sexual tiene? ¿No? Entonces ¡alármese y defienda el enfoque de género! Usted también diga: “no te metas con mis hijos”, porque una mejor educación es lo que ayudará a que nuestros hijos sean más solidarios y más felices que nosotros.

Equipo Editorial Wayka

Comentarios