Si, yo también tengo una tremenda bronca contra PPK, Keiko, Alan, Toledo y demás corruptos que recibieron plata de Odebrecht, y contra toda esa cantidad de congresistas mentirosos y sin ética, que hacen escándalo y critican con total raza aunque niegan pensión a sus hijos o les pagan miserias, tienen acusaciones de robo y han mentido en sus declaraciones juradas pero son blindados porque son keikistas. Pero eso de “que se vayan todos”, ¿realmente que quiere decir?

Si están pensando en un levantamiento tipo “revolución de octubre” y se sienten los Lenines que la dirigen, pues me parece pésimo. En primer lugar, porque más violencia no gracias. En segundo lugar porque significa más destrucción institucional, caos y desorden. A estas alturas de la historia, es algo totalmente fuera de lugar.

Por otro lado, si lo que proponen es seguir el procedimiento constitucional y vacarse a PPK, a Vizcarra y a Araoz, pues lograrían elecciones adelantadas pero no se irían todos. Luis Galarreta o quien Keiko decida sería presidente de la república. Ese es el resultado práctico de la política propuesta, y sería malísimo.

Por otro lado, yo no quiero que se vaya el Fiscal de la Nación ni el juez Carhuancho ni el Tribunal Constitucional. Eso es lo que quieren Keiko y Alan, para que las investigaciones y juicios en su contra no prosperen. Yo quiere que ellos se queden y que investiguen, acusen y sancionan a fondo, y que caigan todos los que tienen que caer, PPK incluido si se prueba el caso.

Es contradictorio además que eso de que “se vayan todos” lo digan algunos congresistas. Porque entiendo que “todos” son “todos los que nos gobiernan”, o sea, todos los congresistas también. Y si ese es el caso, pues debieran usar no la tercera persona sino la primera persona: “vayámonos todos”. Pero al usar la tercera persona, “que se vayan”, indica que quieren que se vayan los demás pero no yo.  Eso no tiene mucho sentido, o mejor dicho, solo se puede entender desde un punto de vista sumamente egocéntrico.

“Que se vayan todos” es, por eso, infantil. Expresa un estado ánimo pero no una alternativa. Porque al final de cuentas, quien se quedaría al mando es Keiko.

Para leer más columnas de Pedro Francke dale click AQUÍ.

 

Comentarios