El lote 192, el yacimiento petrolero más grande del país, podría ser concesionado nuevamente y tras 46 años de explotación con graves daños al medio ambiente, los pueblos indígenas exigen que acepte su pedido de consulta previa.  Sin embargo, su solicitud fue negada por el Ministerio de Cultura, a cargo de Salvador de Solar.

El Organismo de Evaluación y Fiscalización Ambiental (OEFA) y los monitores ambientales de las federaciones indígenas identificaron 92 sitios contaminados y más de 2 mil pasivos ambientales causados por Pluspetrol y OXI.  Además, los ríos Corrientes, Pastaza y Tigre  fueron declarados en varias oportunidades en Emergencia Ambiental y Sanitaria. Según Osinergmin, entre 2004 y agosto de 2015, se produjeron 95 derrames en todo el Lote.

“Nuestro reclamo es justo, porque la consulta es un derecho. En el Perú se están violando derechos indígenas desde el Estado. Esta es la oportunidad para que limpie su rostro y le diga al mundo que cumple con las normas que garantizan nuestros derechos”, señaló el apu de la cuenca del Marañón, Alfonso López a La República.

Consulta fraudulenta

En el 2015 ya se se realizó una consulta previa, pero para los pueblos indígenas fue un egaño, pues 16 de las 20 comunidades de influencia directa, fueron excluidas de la última etapa del proceso y no firmaron acuerdo alguno, debido a que el gobierno se negó a incluir temas de Protección Ambiental, Seguridad Territorial y la Vigilancia Ambiental Independiente. A pesar de que no se cumplían los 120 días que este proceos puede tener, el Estado suspendió la etapa y finalizó la consulta.

Podría aproximarse un “baguazo”

Dos días después de que el Ministerio de Cultura rechazara su pedido, el lunes 19 de setiembre las comunidades nativas han decidido tomar el lote 192 y paralizaron el 80% de producción petrolera para exigir un nuevo proceso de consulta previa ante un futuro contrato de explotación petrolera.

Comentarios