Escribe Tatiana Acurio*

En el país son diversos los obstáculos que enfrentan las mujeres para acceder a los espacios de poder político y ejercer sus derechos.  A pesar de ser casi la mitad de las militantes en las organizaciones políticas, las mujeres ocupan la tercera parte de los cargos directivos[1]; el año 2012, el primer estudio sobre acoso político  reveló que este afectaba a 2 de cada 5 mujeres autoridades[2],  y en las últimas elecciones municipales y regionales, se señaló que  3 de cada 10 candidatas a los gobiernos regionales habían vivido diversas situaciones de acoso político[3].

A su vez, aún se sigue ubicando a las mujeres en  los últimos lugares en las listas electorales, lo que permite a las organizaciones políticas cumplir con la cuota vigente, pero sin posibilidad de que sean elegidas. También se observó en las recientes elecciones generales, que la presencia de las candidatas al congreso en los medios de comunicación fue menor que los candidatos varones[4], igualmente se constató que los varones invierten más recursos en sus campañas políticas que las mujeres.

A eso, debemos añadir que, en la medida que no se compartan las labores del hogar y del cuidado de los hijos e hijas, las mujeres seguirán teniendo menor disponibilidad de tiempo y energías para dedicarse a las actividades formativas o político partidarias o de hacerlo, sus jornadas de trabajo serán muchísimo más largas y exigentes.

Como vemos, en el cuadro de autoridades electas,  a pesar de los avances con la aplicación de las cuotas, aún la brecha se  mantiene.

mujeres

Estas desigualdades de género en el ámbito político deben cambiar si aspiramos a ser un país democrático donde varones y mujeres tengamos las mismas posibilidades para ejercer nuestros derechos. Compartir el poder supone cambios culturales, políticos e institucionales.

*Tatiana Acurio es vocera de la campaña “Somos la mitad, queremos Paridad” iniciativa del Movimiento Manuela Ramos, el CMP Flora Tristán y Calandria.  La propuesta tiene como objetivo aportar al debate sobre la reforma política electoral incorporando el análisis de género, planteando propuestas para fortalecer la democracia, garantizar el ejercicio de los derechos políticos de las mujeres y avanzar la igualdad real. Entérate de más aquí.

[1]Jurado Nacional de elecciones. [2] Estudio de acoso político a mujeres autoridades. CMP Flora Tristán, ACS Calandria, Diakonia. (2012). [3] Estudio sobre acoso político a mujeres candidatas en las elecciones municipales y regionales, JNE, Flora Tristán, con la colaboración de ACS Calandria. (2014) [4] Según señaló un estudio del JNE e Idea Internacional.

Comentarios