Óscar Osterling y Pedro Salinas, ex sodálites y sobrevivientes de los abusos del Sodalicio de Vida Cristiana, califican de movida política la nueva decisión del Papa de investigar al Sodalicio a pocos días de su llegada al Perú.

Carla Díaz y Graciela Tiburcio

A una semana de la visita del Papa Francisco a Perú, el Vaticano anunció el nombramiento de un comisario para intervenir e investigar al Sodalicio de Vida Cristiana sobre la que pesan desde hace casi 3 años denuncias de abuso sexual y violencia física y psicológica perpetrados a integrantes de la misma organización.

Para Oscar Osterling, uno de los ex sodálites que han formalizado denuncia legal contra la agrupación religiosa y su fundador Luis Figari, la designación, debe ser tomada con escepticismo ya que es la tercera vez que la iglesia Católica ordena la intervención del Sodalicio sin que hayan avances en el acceso a justicia.

Osterling explica que la reciente designación del obispo colombiano Noel Antonio Londoño Buitrago como Comisario del Sodalicio se debe al contexto de la visita del Papa a Chile y Perú, donde las víctimas de los abusos cometidos por la Iglesia Católica se organizan para pronunciarse en el marco de la llegada del líder religioso.

“Veremos qué sucede con esta tercera iniciativa de intervenir el Sodalicio, pero no nos creemos esta primavera eclesial. Lo lógico es que en una iglesia medianamente convulsionada por las denuncias de abuso sexual, al Papa se le vaya a cuestionar que no haya hecho nada durante estos años. Ahora cuando le pregunten dirá que acaba de colocar un Comisario”, comenta.

Por su parte, Pedro Salinas, sobreviviente de los abusos perpetrados en el Sodalicio y autor del libro Mitad monjes, mitad soldados, considera que esta nueva decisión del Vaticano es “una maniobra política muy inteligente” que solo busca mejorar la percepción de la Iglesia Católica.

Salinas también recuerda que no es la primera intervención del Vaticano sobre el caso Sodalicio pues en 2017 el Vaticano emitió una resolución donde calificó a las víctimas como cómplices. “El Vaticano resolvió el caso Sodalicio a favor de Figari y de la propia institución, en una resolución que revictimizó a las víctimas y donde a Figari no se le sancionó, tampoco lo expulsaron de la institución, por el contrario solicitaron que designen a una persona del Sodalicio para que satisfaga todas sus necesidades materiales”.

Por su parte Osterling recordó que los anteriores interventores del Sodalicio contribuyeron a la impunidad. En 2015 el Vaticano nombró a monseñor Fortunato Pablo Urcey quien visitó las comunidades sodálites sin encontrar ninguna irregularidad. Desde 2016, Joseph William Tobin es delegado del Vaticano en el Sodalicio de Vida Cristiana, y los resultados fueron igual de desalentadores.

“Yo  fui a buscar a monseñor Tobin y supuestamente era crítico con el Sodalicio. Tengo correos donde me dice que no me preocupe por el caso, que habrá justicia pero los resultados fueron patéticos. Joseph Tobin no hizo nada y sacó un video diciendo que estaba conmovido por la buena actitud que tenía la comunidad del sodalicio”, explica Osterling a Wayka.

Oscar Osterling, ex sodálite y uno de los denunciantes de Luis Figari: “No creemos en esta primavera eclesial”.

Luis Figari: En Roma y libre

Desde diciembre del 2017 la Décimo Octava Fiscalía Penal solicitó nueve meses de prisión preventiva para el ex líder y fundador del Sodalicio, Luis Figari, quien permanece refugiado en Roma desde 2014. Camilo Clavijo, abogado de José Escardó, Martín López de Romaña, Vicente López de Romaña, Óscar Osterling y Pedro Salinas, informó a Wayka que aún se espera la programación de la audiencia para que el juez evalúe el pedido de la Fiscalía.

Luis Figari, fundador y ex líder del Sodalicio de Vida Cristiana. En diciembre del 2017, la Fiscalía solicitó nueve meses de prisión preventiva en su contra.

“Estamos esperando que la Fiscal arme el expediente para que pida audiencia ante el juez. En caso de que se le apruebe la prisión preventiva a Figari, y él no regrese por voluntad se deberá iniciar un pedido de extradición, porque el no tiene asilo político, no es ningún refugiado por tanto si se aprueba la prisión preventivas deberán activarse esos mecanismos”

Clavijo añadió que era contradictorio de parte del Vaticano que haya prohibido a  Figari abandonar Roma y a la par anuncien que investigarán los abusos cometidos por la agrupación. “Para demostrar voluntad el Vaticano debe sacar de las dirigencia a personajes que han sido denunciadas por abusos”, acotó.

Comisión investigadora en el Congreso

Los abusos y maltratos perpetrados en el Sodalicio incentivaron que el Congreso aprobara la creación de una comisión investigadora de casos de abuso de menores de edad en organizaciones públicas y privadas. La iniciativa, presentada por el congresista Alberto de Belaunde a inicios del año pasado, fue aprobada con 92 votos en setiembre de 2017; sin embargo, hasta ahora no se ha establecido quiénes integrarán la comisión multipartidaria para iniciar las investigaciones.

En una entrevista brindada a Wayka, De Belaunde declaró que es atípico que, después de cuatro meses de creada la comisión, aún no se designen a los parlamentarios que la integrarán. “Si uno ve las comisiones investigadoras que se han creado antes, la conformación suele darse casi de inmediato”, precisó. Hoy por la tarde, De Belaunde, junto a los parlamentarios Vicente Zeballos y Gino Costa, presentaron una carta al presidente del Congreso, Luis Galarreta, solicitando que en el pleno de mañana pueda votarse la conformación de la comisión Sodalicio.

El congresista De Belaunde presentó esta tarde una solicitud para conformar la Comisión Investigadora del Caso Sodalicio.

La comisión tendrá 120 días para investigar los abusos cometidos dentro de la organización católica, los mismos que entrarán en rigor cuando sean designados los parlamentarios. El ex congresista de Peruanos por el Kambio espera que dicha iniciativa figure como un precedente para la creación de una comisión nacional investigadora sobre casos de abuso sexual, pues considera que “la complejidad y profundidad de este problema está bastante enquistado en nuestra sociedad”.

 

Comentarios