Investigación de Ojo Público revela que el sistema bancario recibió US$2.200 millones de clientes con sospechosos vínculos con el crimen organizado.