Ciudadanos del sur del país viven más de 10 meses oprimidos por el propio Estado. ¿La razón? Proteger a la fuerza los proyectos mineros usando un injustificado e interminable ‘estado de emergencia’.

 

Comentarios