La salud de las peruanas y peruanos se ha convertido hoy más que nunca en un negocio redondo que vemos representado en un monopolio farmaceútico, que nos deja con una gran duda. ¿Si el Estado no defiende este derecho al acceso a los medicamentos, y por tanto a la salud, quién lo defiende?

 

Comentarios