La comunidad de Tingana, en la región San Martín, dejó de ser depredadora de la selva y ha pasado a ser un ejemplo de éxito de ecoturismo sostenible reconocido por la OMT y la OEA.

 

Comentarios