La plaza de Acho es ahora refugio de las personas sin hogar… aunque a los taurinos no les guste.