La pandemia golpea a la población, afecta el trabajo y aumenta la pobreza. Mientras el pueblo sufre, las empresas aprovechan la flexibilidad de la suspensión perfecta de labores para dejar en el limbo a los trabajadores. ¿Un impuesto a la riqueza?