A pesar del estado de emergencia, las mujeres están desprotegidas y los casos de violencia y feminicidios aumentan.