Un devastador incendio está consumiendo grandes hectáreas de la Amazonía brasileña. El presidente Jair Bolsonaro ha sido cuestionado por minimizar el desastre.