Fotos: Juan Zapata Sanchez

En Llachuas, Ayacucho, 26 familias pudieron encontrarse más de 30 años después con los restos de sus parientes, quienes fueron asesinados por Sendero Luminoso y las Fuerzas Armadas entre 1983 y 1987.

 

Llacchuas

Las manos de los familiares de Elias Muñoz Huarcaya sobre el féretro durante el entierro.

 

Llacchuas

Los familiares bajo la lluvia durante la ceremonia realizad, por el Ministerio de Justicia, la Cruz Roja y la Comisión Multisectorial de Alto Nivel.

 

Llacchuas

Los nichos donde las víctimas del conflicto armado fueron enterradas fue construido en la cima de una colina, casi al final del pueblo de Llachuas.

 

Llacchuas

Durante la ceremonia, dos personas junto con su mascota, paradas al lado de los nichos, observaban la escena. La inmensidad del paisaje era proporcional a la tristeza.

 

Llacchuas

El reflejo de los nichos en uno de los charcos que se formó por la lluvia.

 

Llacchuas

Un representante de la comunidad de Llachuas dando unas palabras durante la ceremonia antes del entierro.

 

Llacchuas

Una de los deudos de las víctimas asesinadas durante el conflicto armado interno.

 

Llacchuas

Los deudos mirando cómo el equipo forense armaba los restos de las víctimas en los ataúdes.

 

Llacchuas

La lluvia durante la ceremonia hizo que algunos comuneros ingresarán a refugiarse y desde allí mirar cómo se realizaba de la ceremonia. Otros se quedaron bajo la lluvia esperando el momento para enterrar a sus muertos.

 

Llacchuas

Los comuneros preparando la mezcla con las que sellaron los nichos de las víctimas.

 

Llacchuas

El equipo forense armó los restos de cada una de las víctimas del conflicto armado interno

 

Llacchuas

El equipo forense armó los restos de cada una de las víctimas del conflicto armado interno

 

Llacchuas

Camilo Muñoz bajo la intensa lluvia en la casa donde vivió con sus padres a quienes perdió cuando solo tenía 5 años.

 

Llacchuas

Después del entierro, los familiares realizaron un almuerzo para todos los presentes durante la ceremonia.

Visitas: 14