Cuando la rigurosidad judicial no se aplica con el mismo rasero a políticos con similares patrones delincuenciales algo huele muy, muy mal.

 

Comentarios