En enero de este año, la periodista Paola Ugaz criticó en sus redes sociales la participación del Arzopispo José Eguren en una ceremonia de bienvenida al Papa Francisco en Trujillo. En el mencionado tweet, Ugaz señala que Eguren está acusado de tráfico de tierras en Piura y de encubrir abusos sexuales y físicos en la organización católica Sodalicio de Vida Cristiana (SVC).

Esta información motivó que el arzobispo Eguren presentara ante el Quinto Juzgado Penal Unipersonal y Liquidador de la Corte Superior de Justicia de Piura por difamación agravada, la querella que fue admitida el pasado 4 de octubre.

Ugaz no es la primera en ser querellada por Eguren, el periodista Pedro Salinas también ha sido demandado por la misma razón a raíz de una publicación en donde señala al arzobispo de Piura como cómplice de los delitos cometidos por el fundador del Sodalicio, Luis Figari.

Como se recuerda, Salinas junto con Ugaz publicaron en 2015 el libro “Mitad monjes, mitad soldados”, resultado de una investigación de 5 años sobre los abusos sexuales, físicos y psicológicos cometidos dentro de la congregación católica contra exsodálites cuando estos eran menores de edad.