Lima, azotada también por la indiferencia a 486 años de su fundación. Nada que celebrar.