Por: Suiry Sobrino Verástegui

En 2015, tan solo un año después que se hicieron públicas las denuncias contra el fundador del Sodalicio de Vida Cristiana (SVC), Luis Fernando Figari, una entidad denominada Fundación por la Familia – FAM, empezó a operar bajo la dirección de la comunicadora Giuliana Caccia Arana.

Caccia es una activista conservadora que utiliza un discurso homofóbico al oponerse al reconocimiento de los derechos de las poblaciones vulnerables como la comunidad LGTBIQ y negacionista sobre la violencia de género, a pesar que según el Ministerio Público hasta setiembre de este año, se han registrado 81 feminicidios en el país.

Presentación de Giuliana Caccia organizada por la Iglesia Mundial Misionera en Villa El Salvador

Según su directora, FAM es una asociación que tiene como propósito “promover los valores familiares mediante la formación y la acción solidaria”.

Wayka confirmó que este proyecto opera desde la sede principal del Sodalicio de Vida Cristiana (SVC), congregación religiosa investigada por encubrir casos de abuso físico, psicológico y sexual contra decenas de sus exintegrantes, como refieren los periodistas Pedro Salinas y Paola Ugaz en el libro ‘Mitad monjes, mitad soldados’.

Pero FAM no es el único proyecto del Sodalicio que Caccia tiene a su cargo, pues también encabeza el Consejo Directivo de ‘La Opción V’, comunidad fundada por el sacerdote sodálite Jürgen Daum Vetter.

 

Partida Registral de La Opción V

La sombra de Figari

La Opción V es un proyecto creado en 2012 por el padre Daum, también integrante del Sodalicio, con el propósito de difundir la castidad entre los jóvenes. Daum es señalado en el testimonio de un exintegrante como cómplice de los abusos sexuales presuntamente cometidos por Luis Figari.

De acuerdo con la declaración publicada por La República, el ex sodálite Óscar Osterling relató un episodio de abuso que Daum presenció. “En otra ocasión, a él y a otros dos correligionarios, Luis Fernando Figari, acompañado del sodálite Jürgen Daum (quien hoy es sacerdote), les ordenó desnudarse y quedarse en calzoncillos mientras eran filmados”, señaló Osterling en marzo de 2016.

Wayka conversó con Osterling y reafirmó su testimonio acusando al padre sodálite Jürgen Daum Vetter de haberlo abusado física y psicológicamente.

“Él apañó a Figari en absolutamente todo lo que hacía”, mencionó el exintegrante del Sodalicio.

Caccia reemplazó en el cargo a Daum y asumió la directiva de su comunidad después de que éste falleciera el año pasado, también ha declarado públicamente su cercanía y admiración por él, a pesar de que los testimonios de abuso son públicos desde el 2015.

La Opción V y FAM no son los únicos proyectos estrechamente relacionados con el Sodalicio. Hace unos días, Caccia publicó junto a Klaus Berckholtz, catedrático también vinculado con el Sodalicio, un libro llamado “La ideología de género y sus efectos”.

Por las redes sociales el libro es ofrecido mencionando el correo electrónico de Vida y Espiritualidad, que según su página web, es un instituto “cultural” que “busca contribuir a la misión de evangelizar”.

Además, el domicilio que figura en la página web oficial del Sodalicio es el mismo tanto para la Fundación FAM como para la entidad Vida y Espiritualidad. Wayka visitó el inmueble en Monterrico y corroboró que en la lista de timbres del intercomunicador del establecimiento, figuran los nombres de ambos proyectos.

Intercomunicador de la sede principal en Lima del Sodalicio

 

 

“El fariseísmo como estandarte”

Wayka conversó con Pedro Salinas, autor de “Mitad monjes, mitad soldados”, libro que escribió en colaboración con la periodista Paola Ugaz y que reveló decenas de testimonios de abuso de exintegrantes del Sodalicio. Sobre esta nueva forma de articular organizacional y mediáticamente contra las políticas públicas de igualdad de género desde el Sodalicio, Salinas comentó lo siguiente:

“Cuando se trata de transparentar las atrocidades denunciadas en su seno, que afectan directamente a los niños y adolescentes que supuestamente dicen defender, el silencio del Sodalicio se vuelve administrativo, sepulcral, conveniente, cínico. Y hasta hipócrita. Es el fariseísmo como estandarte, digamos. Pues por un lado gritan en la calles ‘Con mis hijos no te metas’, al momento de protestar contra la currícula escolar o determinados textos o conceptos inventados por ellos mismos, y, por otro, hacen mutis de las mayores aberraciones y abusos que pueden perpetrarse contra menores de edad”.

Libro de Pedro Salinas que narra los testimonios de abuso dentro del Sodalicio en contra de exintegrantes

 

Desde la iglesia al congreso

Fundación FAM ha organizado eventos como la presentación del argentino Agustín Laje y la española Alicia Rubio, activistas internacionales que se oponen al enfoque de género y niegan la existencia del machismo.

Como representante de la fundación, Caccia acudió en abril de este año al Congreso de la República, invitada por el legislador evangélico y fujimorista Juan Carlos Gonzales Ardiles, pastor de la Comunidad Cristiana Agua Viva. Los líderes de esta iglesia son actualmente investigados por lavado de activos tras la investigación de Wayka que reveló la millonaria compra del Coliseo Amauta por seis millones de dólares.

Giuliana Caccia en el Foro “Políticas Educativas” en el Congreso de la República

 

En el foro sobre “Políticas Educativas”, Caccia disertó sobre “Información y tolerancia en las políticas familiares”, sustentando en reconocer el derecho preferente de los padres de familia en la educación de sus hijos y su libertad en la elección del tipo de formación que se les impartirá.

Intentamos reiteradamente contactar a Giuliana, para tener una entrevista personal, pero se negó bajo el argumento de “falta de tiempo”. Solo al ser consultada por correo electrónico sobre la publicación del Decreto Legislativo 1408 para el fortalecimiento y la prevención de la violencia en las familias -tema por el que además ofreció varias entrevistas en televisión-, Caccia respondió con cautela: “No tenemos injerencia en ningún ámbito político”.

 

Iglesia Católica detrás de los colectivos contra el enfoque de género

La Fundación FAM no es la única organización vinculada a un grupo religioso en campaña contra la ejecución del enfoque de género. Recordemos que Padres en Acción, el colectivo ciudadano que demandó al Ministerio de Educación por la habilitación del enfoque de género en el Currículo Nacional de Educación Básica, está conformado por integrantes ligados al Opus Dei, organización cristiana de la Iglesia Católica. La Fundación FAM y Padres en Acción han tenido reuniones para formar una alianza “pro familia”, como consta en redes sociales.

Entre otras actividades Caccia también ha dictado charlas al equipo organizador de la “Marcha por la vida”, manifestación pública en contra de la despenalización del aborto, que impulsan católicos y evangélicos a través del colectivo “Con Mis Hijos No Te Metas”.