María Elena Hidalgo
La República /Plataforma de investigación periodística con Convoca, Ojo Público y Wayka

El 7 de mayo de este año la secretaria del entonces presidente de la Segunda Sala Penal Transitoria de la Corte Suprema, César Hinostroza Pariachi, llamó al magistrado para avisarle que lo estaban esperando en su despacho personas aparentemente muy importantes, entre ellas el ex juez supremo Javier Villa Stein y el empresario Samuel Winter Zuzunaga.

El breve diálogo sería anodino si no fuera porque en 2016, precisamente Hinostroza y Villa Stein, fallaron a favor de Winter para que no pague -de manera solidaria con su hermano Mendel- más de 4 millones de dólares de reparación al Estado por actos de corrupción y el pedido de prescripción de la misma deuda por parte de Mendel Winter, estaría por verse en la Corte Suprema.

De fallar la Corte Suprema a favor de Mendel Winter, otros condenados por corrupción que deben millones de dólares de reparación al Estado por los delitos que perpetraron, podrían acogerse a la misma figura para evadir sus sentencias.

Como se desprende del audio en mención, la secretaria de Hinostroza, quien sería Nuria Ríos Culquicóndor, le indica que estaba programada la reunión, por lo que el juez supremo le pidió que avisara a los visitantes que lo esperaran unos 20 minutos porque de todas maneras llegaba. Además de Javier Villa Stein y Samuel Winter Zuzunaga se encontraban dos personas a las que Ríos identificó como “Doctor Polanco” y “Doctora Milagritos”, cuyas identidades están en proceso de verificación.

¿Es una coincidencia que Hinostroza y Villa Stein, quienes votaron a favor de la prescripción de la deuda de Samuel Winter el 11 de noviembre de 2016, volvieran a encontrarse en el despacho del primero, justo cuando la Corte Suprema está a punto de resolver el caso de Mendel Winter, quien también busca sustraerse del pago solidario de más de 4 millones de dólares? Parece que no.

Recordemos. Los hermanos Samuel y Mendel Winter Zuzunaga fueron condenados como cómplices de peculado y coautores del delito de asociación ilícita para delinquir en agravio del Estado, por lo que fueron sentenciados a 5 años de prisión y al pago solidario de 4 millones 73 mil 407 dólares. Los Winter en el proceso judicial admitieron que recibieron más de 3 millones de dólares Servicio de Inteligencia Nacional (SIN), de manos del asesor presidencial de Alberto Fujimori, Vladimiro Montesinos, con la finalidad de aumentar el capital social de la Compañía Latinoamericana de Radiodifusión – Canal 2.

Samuel y Mendel Winter implicados en nuevo casos de #AudiosDeLaCorrupción

Posteriormente, el 19 de junio del 2015, el Juzgado Penal Transitorio Especializado en Delitos Aduaneros, Tributarios y de Propiedad Intelectual  de Lima, declaró improcedente un primer pedido de prescripción de la reparación civil que presentó Samuel Winter, pedido al que luego se sumaría Mendel Winter.

La prescripción de Samuel

El juzgado aclaró a Samuel Winter que, para que procediera la figura de la prescripción, era necesario que la parte con derecho a cobrar, no hubiera realizado alguna acción para obtener el cobro, pero, para este caso, la Procuraduría Anticorrupción ya había requerido el pago y había iniciado acciones legales para el embargo de sus propiedades.

Samuel Winter apeló y el caso llegó a la Segunda Sala Penal Liquidadora, conformada por los  magistrados Aldo Figueroa Navarro, Segismundo León Velasco, y Liliana Placencia Rubiños. Figueroa y León decidieron revocar lo dispuesto por el juzgado penal transitorio y declararon procedente el pedido de prescripción de la reparación. Solo la jueza Placencia votó a favor de confirmar la improcedencia al pedido de Samuel Winter. Figueroa Navarro es hoy juez supremo nombrado por el saliente Consejo Nacional de la Magistratura, reorganizado por el escándalo de corrupción revelado por las escuchas telefónicas.

Ante esta resolución, la Procuraduría Anticorrupción presentó una queja excepcional ante la Segunda Sala Penal Liquidadora para que revisara su fallo, pero fue rechazada en agosto de 2016.

La Procuraduría Anticorrupción entonces formuló queja directa a la Sala Penal Permanente de la Corte Suprema, que se encontraba conformada por Javier Villa Stein, César Hinostroza Pariachi, Duberlí Rodríguez Tineo, Josué Pariona Pastrana y José Neyra Flores. Ni más ni menos.

César Hinostroza y Javier Villastein compartieron sala que decidió prescripción de deuda por corrupción de Samuel Winter

El 11 de noviembre del 2016, todos los magistrados de la sala declararon improcedente el recurso de queja presentado por la Procuraduría Anticorrupción. Y con ese fallo no había más a dónde apelar: Samuel Winter se ahorraba el pago de 4 millones de dólares como reparación al Estado por los delitos de corrupción por los que fue condenado.

Mendel sigue la misma fórmula

Al ver lo bien que caminaba el caso de su hermano Samuel, Mendel Winter también inició un proceso judicial para no pagar su parte de la reparación civil solidaria, pero a diferencia de su hermano pidió la caducidad del derecho de cobro de la reparación, y no la prescripción.

El curso que siguió el pedido de Mendel Winter fue muy similar al de su hermano. La primera instancia, en este caso el Cuarto Juzgado Penal Permanente de Lima, declaró en marzo del 2017 infundado el pedido de caducidad del pago de reparación civil fijado en la sentencia del 2004 contra Mendel Winter.

El caso fue en apelación a la Segunda Sala Penal Liquidadora, que le dio la razón a Mendel Winter con un pronunciamiento donde se mezclaba los conceptos de prescripción y caducidad. Los artífices de esta resolución fueron las magistradas María Vidal La Rosa Sánchez y Avigail Colquicocha Manrique. El voto discordante lo emitió el juez César Vásquez Arana, quien consideraba que Mendel Winter sí debía pagar la reparación civil en cumplimiento de la sentencia.

La Procuraduría Anticorrupción presentó una queja excepcional para que la misma sala revise su pronunciamiento y pueda tomar una mejor decisión, pero la acción fue desestimada.

Al igual que con Samuel Winter, la Procuraduría Anticorrupción también presentó una queja directa a la Corte Suprema. La acción legal llegó a la Primera Sala Penal Transitoria de la Corte Suprema, cuya vista de causa debió ser el 2 de julio pasado. Pero se postergó debido a la difusión de los audios de la corrupción. La visita de Javier Villa Stein y de Samuel Winter a César Hinostroza en la Corte Suprema se produjo justo antes de que se pronunciara la Primera Sala Penal Transitoria. ¿Casualidad?

Villa Stein responde

La República se contactó con el ex juez supremo Javier Villa Stein, quien dejó la magistratura en abril de 2017. Se excusó de recibirnos en su oficina y solo aceptó hablar por teléfono.

“Hace año y medio que salí de la Corte Suprema y no estoy haciendo vida pública. Me he comprado un telescopio y estoy viendo las estrellas, alejado del epicentro de todo este escandalete”, afirmó aludiendo a la difusión de los audios de la corrupción que remece al sistema judicial.

Consultado sobre su cercanía con los hermanos Winter, el ex magistrado declaró: “Conozco a uno de ellos, pero no es mi amigo, no recuerdo a cual, creo que es Samuel”, dijo.

Al recordarle su visita del 7 de mayo de este año al despacho de César Hinostroza Pariachi, explicó: “Ya recordé, en una oportunidad me encontré con Samuel Winter en los pasillos del Poder Judicial, pero no he ido a hablar con Hinostroza sobre un asunto que tenga que ver con los Winter, absolutamente, no se confunda. Yo jamás he abogado a favor de Winter. Y en alguna oportunidad, ya que me lo menciona, sí, en efecto, me he encontrado en el pasillo con Winter. Hemos conversado y nada más, pero yo no he ido absolutamente a hablar un asunto de él. Ha sido un contacto  de simple vecindad. No he abogado por Winter, solo hemos coincidido porque él ha querido hablar con el señor Hinostroza y nos hemos encontrado”.

Villa Stein manifiesta haber ido a buscar a Hinostroza a su despacho y que lo mismo hizo Samuel Winter, que solo se trató de citas sucesivas y que también habían otras personas esperándolo.

“Lo que me concernía era la casación en la que era abogado acreditado y que perdí, nada más, y por deferencia me hizo entrar a mi primero y luego me fui. No he ido a abogar un asunto de Winter. Esa es una conexión espacio temporal absolutamente casual. Yo no estoy metido en porquerías, que quede claro”, declaró.

Sobre el fallo que favoreció a Samuel Winter para que no pagase al Estado una reparación de 4 millones de dólares, Villa Stein no lo recuerda.

“La verdad no me acuerdo, tantos expedientes que veo, pero le puedo asegurar que todo lo que he resuelto en los 13 años que he estado como juez en la corte Suprema es con arreglo  estrictamente a lo que dice la ley”, expresó.

Villa Stein fue enfático en aclarar que así como no le unía una amistad con Samuel Winter, tampoco con el juez César Hinostroza.

“He trabajado con Hinostroza  porque me lo pusieron en la Sala, esa es la única cuestión que tengo con él. Me lo pusieron. Creo que estoy siendo bien claro”, indicó.

La República intentó comunicarse con los hermanos Winter a través de su abogado Álex Ganoza Céspedes, pero a pesar de los mensajes dejados, no fuimos atendidos.