«¿Preso por un piropo? Mejor la violo», dijo un cómico ambulante. La violencia contra la mujer no es broma, es delito.