Análisis desde las usuarias

Cada día en nuestro país mueren 8 personas en accidentes de tránsito (MTC, 2017), 5 o 6 de ellas en vías urbanas. Hemos normalizado tanto la violencia vial que por pensar en nuestra sobrevivencia en las calles, no nos hemos dado el tiempo de imaginarlas desde el sentido humano. Literalmente, las calles nos están matando y es obvio tener MIEDO. ¿Es posible recuperar la ciudad*? ¿Es posible pensar y hacer ciudades sin violencia? ¿La movilidad puede contribuir a ello?

La movilidad es parte de nuestras prácticas sociales y muestran nuestros hábitos, necesidades y cultura. En nuestro país una de las características principales de nuestra movilidad es la violencia, ya sea en las calles, en nuestro trato interpersonal y en el rol que están teniendo las instituciones y autoridades.

En estas elecciones municipales, en Lima Metropolitana se lanzan a la alcaldía cuatro ex alcaldes distritales. ¿Qué han hecho por la movilidad en sus gestiones?

El Censo[1]  Ciclista de Actibicimo (2017) nos muestra evidencia de acciones distritales que han generado condiciones para que mujeres, niños y adultos mayores se desplacen como deseen, es decir, que se apropien de su territorio. De cada 10 ciclistas en Lima y El Callao 4 son mujeres, ¿por dónde movilizan? Es interesante saber que el grueso de mujeres ciclistas lo hace en la zona centro de la Ciudad (79.2%) y se reduce significativamente en las otras zonas como Sur (12.5%), Este (3.5%), Norte (2.6%) y Callao (2.0%). ¿Cuál es la brecha si comparamos a ambos hombres y mujeres ciclistas por las distintas zonas de Lima? Pues bien, de todos los ciclistas que se movilizan en el centro el 56% son hombres y el 44% son mujeres (es el único dato sobre el promedio general) y en adelante la brecha no hace más que crecer; en la zona Sur los hombres son el 63% frente al 37% de mujeres; zona Callao hombres 80% y mujeres 20%; zona Este 81% hombres y 19% mujeres y zona Norte 84% hombres y 16% mujeres. ¿Por qué?

Un estudio de John Pucher, “City Cycling”, evidencia que las ciudades más seguras, accesibles y cómodas son las que tienen un mayor porcentaje de mujeres movilizándose en bicicleta en el espacio público. Ciudades inseguras, carentes de infraestructura, luminosidad y con altos niveles de acoso hacen que poblaciones vulnerables a la violencia —como las mujeres— no usen o transiten en medios de transporte que consideran vulnerables, como la bicicleta. ¿Por qué? Por MIEDO. ¿Podríamos considerar ésta premisa para Lima a la luz de los datos? Si en Lima se estima paridad en la distribución de la población ¿Por qué no se evidencia lo mismo en la movilidad en bicicleta? Pues bien, los datos nos muestran que en solo dos distritos de Lima Metropolitana y el Callao existe paridad y son coincidentemente distritos donde han incentivado desde la infraestructura, seguridad y educación vial el uso de la bicicleta y ¡son cambios que se pueden generar en el mediano plazo! En San Isidro y Miraflores el 53% y 49% de los ciclistas son mujeres.

Las mujeres que estamos en las calles en bicicleta nos autoidentificamos principalmente como usuarias urbanas (59%), este dato se puede incrementar si el 22% que usan la bicicleta como paseo puedan tener la seguridad necesaria para desplazarse mayor número de veces por la ciudad, en ese sentido incrementar la infraestructura para bicicletas y la seguridad ayudarían. ¿Pero solo para nosotras? No, Pucher recomienda considerar el porcentaje de uso de la bicicleta por mujeres como un indicador de ciudades más sostenibles y humanas, dado que diversos estudios evidencian que una mayor presencia de mujeres en bicicleta es sinónimo de más niños, niñas y adultos mayores usando el espacio público.

Este octubre son las elecciones, comprometamos a todos las y los candidatos a alcaldes a nivel distrital y provincial a incrementar la infraestructura para el uso de la bicicleta, la seguridad ciudadana y la educación vial para animar a las personas a recuperar su ciudad* y a vivir sin miedos.

*Recupera la Ciudad, fue el lema del Foro Mundial de la Bicicleta 7 que se dio en Lima del 22 al 26 de febrero en 2018.

[1] Encuesta virtual a profundidad sobre perfil, desplazamientos, características de uso, tiempos, zonas realizada a 1915 ciclistas de Lima Metropolitana.