El reciente fallo de la Primera Sala Civil de la Corte de Justicia de Lima que da una medida cautelar a un grupo fundamentalistas para evitar, en parte, la implementación del currículo en lo que se refiere al enfoque de género es un hecho de gravedad sobre todo porque sienta un precedente nefasto de intromisión y censura del Poder Judicial en asuntos que no le competen. Sin embargo, esta movida judicial no alcanza para impedir que el Ministerio de Educación (Minedu) trabaje de manera cabal en la escuela el enfoque de género y la educación sexual integral.

Ocurre que el Poder Judicial se ha arrogado la posibilidad de tomar decisiones y hasta censurar contenido educativo basado en disciplinas científicas y consideraciones pedagógicas que probablemente desconocen. Solo ese desconocimiento puede explicar que ni el pretendido trabajo de censura lo hayan podido hacer bien.

Así, la idea clave de las líneas censuradas:

“Si bien aquello que consideramos “femenino” o “masculino” se basa en una diferencia biológica – sexual, estas son nociones que vamos construyendo día a día, en nuestras interacciones” (p.13)

Se encuentra también en otra sección del currículo que continúa vigente, específicamente en la definición de la primera competencia (“Construye su identidad”) que dice:

“El estudiante conoce y valora su cuerpo, su forma de sentir, de pensar y de actuar desde el reconocimiento de las distintas identidades que lo definen (histórica, étnica, social, sexual, cultural, de género, ambiental, entre otras) como producto de las interacciones continuas entre los individuos y los diversos contextos en los que se desenvuelven (familia, escuela, comunidad)” (p. 45)

Es decir que la construcción social del género (y en este segundo párrafo incluso la construcción social sexualidad) permanece vigente en el currículo.

Además de esto, el enfoque de género sigue siendo uno de los 7 enfoques transversales de la educación básica regular en el país lo que queda claramente establecido en la p. 13 del currículo: http://www.minedu.gob.pe/curriculo/pdf/curriculo-nacional-2017.pdf

De la misma forma, el tema de la sexualidad sigue contando con respaldo en el currículo para ser tratado en el aula ya que una de las capacidades de la competencia mencionada anteriormente es: “Vive su sexualidad de manera integral y responsable de acuerdo a su etapa de desarrollo y madurez” (p. 31).

Por tanto, si bien la intromisión del Poder Judicial es grave y como ciudadanía no debemos permitir este tipo de proceder, el enfoque de género no está quedando fuera con la censura de las líneas en cuestión. Con todo y medida cautelar, el Ministerio de Educación cuenta con un currículo vigente que le permite implementar tanto el enfoque de género como la Educación Sexual Integral. Que este fallo no se tome como excusa para seguir postergando estos enfoques y contenidos imprescindibles.

 

Comentarios