Sesenta víctimas mortales dejaron los aviones israelíes que bombardearon Gaza a partir de las protestas de palestinos contra la inauguración de la embajada de Estados Unidos en Jerusalén.

“Ningún país habría actuado con más contención”, dijo ante el Consejo de Sguridad de las Naciones Unidas, Nikki Haley, embajadadora de Estados Unidos, quien además solicitó a las autoridades de Israel que ‘calibren’ el uso de la fuerza contra las manifestaciones en Gaza que concentraron a más de 40 mil palestinos.

Según versiones del ejército israelí, la matanza unilateral se desató luego de que manifestantes palestinos dispararan pirotécnicos contra las unidades israelíes. Fue a partir del presunto hecho que 60 palestinos murieron tras los bombardeos.

“No hay excusa para los asesinatos y menos para la causa de la paz. El enojo de la población, si no se canaliza de una manera constructiva, llevará a más destrucción, hay que dar un paso al frente e impedir la guerra”, dijo Nickolay Mladenov, actual coordinador especial para el proceso de Paz en Oriente Medio.

Asimismo, la representación de Kuwait, difundió un documento no oficial en donde la ONU condenaba la matanza de civiles y pedía una investigación sobre los hechos, pero Estados Unidos bloqueó el documento y propuso que “Israel se responsabilice como fuerza ocupante”.

 

Comentarios