Zintia Fernández

La jueza Constitucional de la Corte Superior de Justicia de Arequipa, Karina Apaza del Carpio, prohibió los entierros en el “Cementerio Culebrillas Uchumayo”, conocido como cementerio Covid. Además, ordenó la suspensión de la construcción por no contar con los certificados y permisos ante el Ministerio de Cultura.

Apaza del Carpio declaró fundado la medida cautelar  interpuesta por la Municipalidad Distrital de Uchumayo, distrito donde se ubica el camposanto,  y otras instituciones porque el gobierno regional (GORE)  inició la ejecución y los entierros “sin haber tramitado las certificaciones exigidas por ley y sin contar con autorizaciones técnicas del Ministerio de Cultura, respecto de una posible vulneración a la calidad geológica de esta quebrada considerada como patrimonio cultural de la nación”, según informó la Corte Superior de Justicia de Arequipa esta mañana.

Pese al Estado de Emergencia, la jueza no consideró legítima la decisión del gobierno regional en destinar el lugar para fallecidos por el coronavirus, cuyos familiares no cuentan con recursos económicos. La disposición obliga al Gobernador,  Elmer Cáceres Llica, suspender los trabajos  que tienen una inversión de 9 millones de soles. La orden también alcanza a la Gerencia de Salud. Asimismo, a la Dirección Desconcentrada de Cultura en materia de fiscalización con la protección del patrimonio cultural.

“Nunca nos hemos opuesto a la construcción de un cementerio pero esta es una prueba más de la terrible falta de criterio y gestión de nuestras autoridades que teniendo  un terreno en Yura (salida por la carretera a Puno), como ellos dijeron, no  tuvieron mejor idea que construirlo al lado de un patrimonio turístico. Realmente es una afrenta a una de las actividades  económicas más afectadas”, cuestionó Mercedes Valdivia,  decana del Colegio de Licenciados en Turismo Arequipa, institución que también presentó  la demanda de Acción de Amparo.

Valdivia agregó que existe la exhortación de la Fiscalía para que los municipios distritales asignen  el 15% mínimo de su capacidad para entierros de personas fallecidas por Covid. Sin embargo, la administradora del “cementerio Covid”,  Margarita Villavicencio,  aseguró a Wayka que las municipalidades continúan realizando cobros para la sepultura de los fallecidos por Covid. “Las municipalidades pudieron implementar una plataforma virtual, si no querían acercarse a las personas,  para apoyarlos pero no lo han hecho hasta ahora. Este lugar es destinado para personas que no pueden pagar nada y han estado abandonados. Los dos primeros cadáveres son NN,  que estuvieron un mes en la morgue a espera de familiares”, resaltó. El cementerio tiene 11 inhumaciones y estaba proyectado para cuatrocientas.

Con la decisión de la Corte Superior de Justicia de Arequipa, el Comando Covid  se reunirá para determinar otro lugar para el cementerio Covid». Se rumorea que evalúan trasladar el cementerio al distrito de Chiguata, ubicado a una hora del centro de Arequipa.

En junio, el Tercer Despacho de la Fiscalía Provincial Corporativa Especializada de Delitos de Corrupción de Funcionarios de Arequipa abrió investigación sobre la ejecución del cementerio al acoger la alerta de la Contraloría, cuyo informe señala que se realizó sin expediente técnico.