Por Alvaro Meneses

Más de S/700 millones dejaron de pagar en impuestos las editoriales por la Ley del libro a través de reintegros y créditos tributarios, y exoneraciones del IGV. Un informe del Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) asegura que, a pesar de los millones de soles en beneficios fiscales, los precios de venta de los libros no han bajado.

El pasado 6 de setiembre, el Pleno del Congreso aprobó con 75 votos a favor la Ley de Libro que extiende por un año más la exoneración del 18% del IGV a la producción e importación de libros y productos editoriales. La finalidad de la ley, según sus promotores, es incentivar la lectura y la cultura en el país.

La vigencia de la ‘Ley del Libro’ se remonta desde el 2003 y expiró en 2015, fecha en que se aplazó por 3 años más los beneficios de la norma, extendiéndose hasta octubre de este año. Las estimaciones del MEF indican que el costo fiscal de los beneficios superan los S/700 millones.

Voceros de la Cámara Peruana del Libro alertaron que de no aprobarse la prórroga de los beneficios tributarios, los precios de los libros aumentarán hasta en 20% desde octubre. Sin embargo, no existe evidencia que las exoneraciones tributarias garantizadas en la Ley del Libro hayan promovido la lectura.

Un informe del MEF, al que Wayka tuvo acceso, reveló que solo en los últimos 2 años, 10 empresas editoriales concentraron más de S/44 millones en exoneración de impuestos: Santillana S.A., Ediciones COREFO S.A.C., Ediciones SM S.A.C., Ediciones LEXICOM S.A.C., Instituto Pacífico S.A.C., Grupo Editorial Norma S.A.C., Arca de Papel E.I.R.L, Gaceta Jurídica S.A., Editorial María Trinidad S.A.C. y Grandes Libros S.A.C.

Exactamente 44 millones 272 mil 827 de impuestos dejaron de pagar en los últimos dos años las diez empresas editoriales a partir de los beneficios tributarios que brinda la Ley del Libro.

En total, el reintegro tributario a las grandes, medianas y pequeñas editoriales, de julio del 2016 hasta mayo de 2018, significó 58 millones 507 mil 500 soles, según registros de la Biblioteca Nacional del Perú.

Los vacíos de la ley

El primer vacío identificado, según el informe del MEF, consiste en que la exoneración de impuestos de la ley que busca promover la lectura beneficia principalmente a las editoriales dedicadas a la producción de libros escolares, no a las que producen libros para el público en general.

Solo en 2017, el total de tiraje de proyectos editoriales ascendió a 26,2 millones de libros, de los cuales el 79% eran textos escolares y solo el 12% eran dirigidas a las librerías.

El documento del MEF al que Wayka tuvo acceso afirma también que los beneficios tributarios de la ley no han impactado en los precios de venta de los libros. Todo lo contrario, las editoriales han alcanzado hasta un 600% en ganancias.  

Y es que la diferencia del costo promedio de producción de un libro y su precio de venta, según estimaciones del MEF, es abismal.

Solo en el caso de la editorial Santillana S.A., que encabeza la lista con 8 millones 261 mil 755 libros producidos en 2017, el costo de impresión por libro -que representa el 90% de los gastos por producción- no supera los S/10. Y el precio sugerido y reportado de las editoriales ante la BNP es de S/40, pero el precio promedio de venta al público resulta mayor.

Desde el Observatorio Nacional de Textos Escolares (OBNATE), alertaron que el costo promedio por libro ha sido de S/77 y no de S/44, como fue reportado por Santillana; y concluyeron que “el margen de comercialización de un libro es de 600%”.

Sin embargo, los márgenes de ganancia en algunos casos pueden ser superiores. Por ejemplo, el porcentaje de ganancia de los libros de inglés para escolares alcanza hasta un 746%.

Para el economista Epifanio Baca, miembro del grupo Propuesta Ciudadana, los objetivos de la Ley del libro no se están cumpliendo.

Epifanio Baca, economista del Grupo Propuesta Ciudadana.

“Es indispensable que en casos como este haya una revisión exhaustiva de los objetivos por los cuales fue creada la ley. Se supone que los beneficios tributarios buscan alentar la lectura. Lo que el informe nos dice al respecto es que no”, explica Epifanio.

El economista resalta también es que a pesar de los beneficios tributarios a algunas pocas editoriales, el precio de venta de sus libros siguen siendo costosos. “Por las cifras que muestra el MEF, hay claras evidencias que no se están cumpliendo los objetivos y que los principales beneficiados son grandes editoriales que producen textos escolares a precios sumamente caros”.