Foto tomada en el proceso de esterilización para reportar en expdientes al Ministerio de Salud en los 90’s.

Escribe Amanda Meza

“Mito”, “Novela”, “error” son algunas de las formas con las que el fujimorismo sigue intentando negar las esterilizaciones forzadas ocurridas entre 1996 y el 2000 en el gobierno de su líder. Cuando el fujimorismo o, digamos con propiedad, el fujimontesinismo quiere ocultar una verdad recurre, como hizo antes, a economistas, periodistas, historiadores, bailarinas, futbolistas, astrólogos y otros; porque sus voceros en mayor o menor medida han perdido la batalla política al tratar de defender lo indefendible, a punta de sarcasmo, bravuconadas y conceptos tipo “Nosotros matamos menos”.

Ahora tienen una aliada que ya se dejaba ver desde hace algún tiempo con columnas palpitantes de naranjismo aunque ella niega ser fujimorista. La abogada María Cecilia Villegas ha escrito un libro en la misma onda de las columnas que ha escrito anteriormente pero que a nadie importaron. ‘La verdad de una mentira’ titula a su autodenominada investigación en la que recoge más allá de cuadros imprecisos, todo el discurso fujimorista. Desde la primera página es oda a la política fujimorisa y cita mujeres felices (¿?) de acceder a ligaduras, mientras que no recoge ni una sola voz de las víctimas o denunciantes.

Como ella, el economista Richard Webb sorprendió hace algunas semanas con la columna “Malthus de cabeza” en la que sostiene que las esterilizaciones forzadas fueron “muy acotadas”, que se creó un “mito”, y que este “mito perjudica políticas públicas de control de natalidad”. Ojo con el mismo discurso del mito y con la economía como bandera. Su columna recibió una contundente respuesta del Grupo de Seguimiento a las Reparaciones a Víctimas de Esterilizaciones Forzadas (GREF), exigiéndole aclaración y desmintiéndolo. Webb, coincidecia, escribe el prólogo del libro de Villegas.

¿Por qué hoy a 20 años de ocurridas las esterilizaciones forzadas que aún esperan justicia, economistas y ciertos profesionales salen a preocuparse del caso?

Uno, las esterilizaciones forzadas son crímenes de lesa humanidad por las que Alberto Fujimori aún no ha respondido ante la justicia, ni sus exministros, ni muchos operadores de salud. Existe necesidad de ‘voltear la página’ en este caso para evitar otra condena y más aún en una coyuntura donde el indulto mantiene a todos en vilo. Segundo, este caso le hizo perder muchos votos a Keiko (sino hasta perder las elecciones), porque la enfrenta con el grueso de sus votantes, mujeres en situación de pobreza. El fujimorismo no ha de querer arriesgarse nuevamente de cara al 2021. Tercero, otra estrategia es decir que la política económica de Fujimori fue exitosa y que ello se logró también por el control de natalidad. Solo en una visión simplista, discriminatoria y perversa, la pobreza se elimina, eliminando a los pobres.

EL PLAN PENDIENTE

Este punto que enreda la política económica con supuestas políticas públicas y la impunidad en el caso es clave. En el plan de gobierno que presentó Fuerza Popular en la última campaña electoral se describió una sospechosa iniciativa: “En materia de igualdad de género (…) sobre la base de un consenso nacional aprobaremos una política orientada a garantizar el derecho de la mujer a la definición de la oportunidad y el tamaño de su familia”.

Fuerza Popular es un partido de derecha conservador que se enfrenta a los derechos de las mujeres. ¿Por qué siempre quieren controlar el cuerpo y la decisión de las mujeres? Por qué no dar información y educación sexual para que cada quien elija. No sería descabellado pensar que ahora que tienen arrinconado al gobierno de PPK intenten retornar con sus discursos de impunidad, políticas de control y planificación familiar dirigidas nuevamente a los más pobres. Acabar con los pobres será acaso, eliminar a quienes hoy consideran ‘enemigos’ de la economía. Al menos ya están intentando meter ese chip llamando “terruco” a todos los que no piensan como ellos.

LA AYUDITA DE VILLEGAS
Así las cosas, el libro de Villegas pese a ser una presentada como una investigación, no valora información básica y a la mano. En datos del Ministerio de Salud, recogidos por la Defensoría del Pueblo, se explica que en el Perú se dio una política pública que impuso el control de la natalidad de manera autoritaria, con énfasis en esterilizaciones de hombres y especialmente mujeres (320 mil mujeres y 22 mil hombres), que exigía “metas” mensuales e incentivos a médicos y enfermeras por ligaduras de trompas y vasectomías. Solo entre 1996 y 1997, en un solo año, se esterilizaron a 200 mil mujeres y hay 18 víctimas mortales.

Otro dato que la desmiente es que la primera investigación fiscal que empezó hace 14 años registró 2074 denuncias y se amplió a 2116, pero además hay una nueva que alcanza las 1600, según han informado medios de prensa.

Villegas dice: “A ver, lo que pasa es que mi investigación lo que hace es un análisis de la política pública. Yo no he entrado a analizar cada uno de los casos”. Entonces, con esta respuesta que denota falta de seriedad y parcialidad, vale preguntarse ¿de qué investigación estamos hablando?

Ha dicho que no es fujimorista apara quitarse de encima las críticas, pero el corazón poco o nada puede ocultar, sino leamos este pedazo de columna de escribió tras la derrota electoral de Keiko Fujimori: “Una derecha madura y organizada hubiese hecho suyos los logros económicos del gobierno de Fujimori. Lamentablemente, la derecha peruana es débil, pusilánime, carece de hidalguía y valor”.

Una publicación con conclusiones antojadizas, no es una investigación y con una investigación pendiente de resolución solo se convierte en un intento de manipulación. En este caso, un aporte a la impunidad.

EL DATO

En el 2003, el gobierno peruano firmó ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos un Acuerdo de Solución Amistosa admitiendo que se violaron los derechos humanos de Mamérita Mestanza, cajamarquina que murió a consecuencia de esterilización forzada, y se comprometió a investigar y sancionar a responsables. El caso contribuyó a la creación del REVIESFO.

Comentarios

comentarios