En el frontis del Congreso de Brasil, más de tres mil indígenas entre mujeres, ancianos y niños fueron reprimidos violentamente por las fuerzas policiales durante una protesta pacífica en la que exigían la titulación de sus territorios.

Los manifestantes, ejerciendo su derecho a protestar, participaban de la denominada “marcha fúnebre”, una manifestación en la que llevaban  200 ataúdes en representación de los  líderes indígenas asesinados por el Estado por arrebatarles sus territorios. El objetivo de las organizaciones indígenas era que estos ataúdes sean colocados en el espejo de agua del parlamento brasileño, junto a una banderola cuya consigna en letras decía  “TITULACIÓN YA”. Esta acción fue detenida violentamente por los policías y las fuerzas militares.

Estas protestas se dan en el marco 14ª edición del Campamento Indígena Tierra Libre en el que se reúnen diversas organizaciones indígenas para exigir al Estado la eliminación del proyecto de ley PEC 215, que otorga poder exclusivo al Congreso para que decida dar o negar la titulación de los territorios indígenas.

Según la Asociación de Pueblos Indígenas de Brasil, de implementarse PEC 215 se imposibilita demarcaciones de futuras tierras, reduciría el área de los territorios existentes y abriría proyectos de minería, exploración de hidrocarburos, carreteras, bases militares y otros proyectos que podrían resultar fatales para los pueblos indígenas.

El dato:

El Consejo Misionero Indígena indicó que en el 2015 fueron asesinados 137 indígenas en Brasil, la mayoría de ellos en Mato Grosso do Sul.

Aquí algunas declaraciones acompañadas  de las imágenes registradas por Movilización Nacional Indígena

“Esta marcha simboliza el genocidio que el gobierno, con el parlamento y los tribunales, están haciendo con los derechos de los pueblos indígenas. Queremos mostrar a Brasil y al mundo cómo se ataca a la legislación indígena brasileña “, dice Kleber Karipuna representante de la Coordinadora de las Organizaciones Indígenas de la Amazonía Brasileña (Coiab).

“Nuestra agenda principal es para la demarcación de las tierras indígenas. Es la primera vez que se reúnen más de tres mil indios en Brasilia en los últimos años “, dijo Eunice Kerexu Guaraní Mbya, Ti Morro dos caballos.

Al salir del campamento, al lado del Teatro Nacional Cláudio Santoro, la manifestación se dirigió en silencio durante unos 40 minutos, cuando llegó al Congreso. La acción pacífica fue dispersada por la policía militar y legislativa.

José Uirakitã, el botón Tingui personas (AL), fue testigo de la represión que siguió durante más de 1 hora, se recogieron los artefactos utilizados por la policía: “Ellos estaban disparando como si fuéramos delincuentes”, dice.

Pernambuco, Cida Atikum, uno de casi un millar de mujeres que participaron en la acción también estaba enojado: “Queremos lo que es nuestro. Así que vamos a mostrar ‘ligero paso, paso ligero, que no puede la hormiga no assanha el nido! “

Fotos: © Midia Ninja / mni

©Rogério Asís / mni