Redacción Wayka

Desde la medianoche de hoy, dirigentes de 38 comunidades campesinas del distrito de Challhuahuacho, ubicado en la provincia de Cotabambas, Apurímac, acordaron iniciar una huelga indefinida en apoyo a las protestas realizadas en Fuerabamba contra la empresa minera china MMG.

De la misma forma, el Gobierno Regional de Apurímac y los alcaldes de las provincias de Abancay, Andahuaylas, Antabamba, Aymaraes, Chincheros y Grau, se sumaron al respaldo otorgado a los comuneros de Fuerabamba.

Las comunidades exigen la liberación del presidente de la Comunidad Campesina de Fuerabamba, Gregorio Rojas, detenido el jueves pasado en Lima. Al respecto, la Red Muqui, integrada por múltiples organizaciones que defienden y promueven el respeto a los derechos de las comunidades y poblaciones rurales y campesinas, denunció que existe un “método de criminalización” por parte del Estado para deslegitimar las demandas campesinas.

“Estos métodos de criminalización donde se hace uso ilegítimo del derecho penal, son una práctica estatal recurrente para desarticular la organización de comunidades que buscan exigir el respeto de sus derechos”, indicaron en un comunicado.

Como se recuerda, desde hace más de 50 días, los ciudadanos de Fuerabamba mantienen bloqueado el acceso de vehículos de la minera MMG Las Bambas en un tramo vial en el fundo Yavi Yavi, provincia de Chumbivilcas que corresponde al tramo Apurímac-Cusco-Arequipa.

La Comunidad de Fuerabamba demanda que la minera china atienda sus reclamos por “afectación de sus derechos fundamentales y colectivos a causa de las actividades mineras y en particular por el impacto ambiental y de salud que genera el transporte de mineral de dicha operación”, señala la Red Muqui.