Mediante el Decreto Supremo N°185-2020-PCM, la Presidencia del Consejo de Ministros declaró 60 días de estado de emergencia en 181 distritos de 38 provincias de las regiones de Tumbes, Piura, Lambayeque, Cajamarca, La Libertad y Áncash por «peligro inminente ante déficit hídrico». La falta de lluvias pone en riesgo abastecimiento de agua y los cultivos.

La Autoridad Nacional del Agua (ANA) alertó que el almacenamiento de agua en las represas y fuentes de los mencionados distritos no llegó a los niveles esperados durante las temporadas de lluvia de este año. Como en el caso del reservorio de Poechos en Piura que solo tuvo un 29% de abastecimiento. El caudal de Poechos abastece de agua a los valles de Chira y Piura.

Otro valle piurano perjudicado es el de San Lorenzo. El reservorio de agua de este valle solo es de 18 millones de metros cúbicos (m3) de los cuales, la mitad es apta para cultivo y consumo humano.

Esta crisis hídrica no solo pone en riesgo el abastecimiento de agua para las personas, sino también la alimentación, pues varios cultivos se están perjudicando por la sequía. En Ascope, La Libertad, se dejó de sembrar 10 mil hectáreas de maíz amarillo.

Mientras que en Lambayeque, el cultivo de arroz, que debió iniciar en diciembre, ha tenido que postergarse hasta enero del próximo año debido a la falta de agua para cultivo. El reservorio de Tinajones solo ha podido abastecerse con 89 millones de m3 de agua, para los cultivos necesitan 160 millones de m3.

Un informe técnico del Servicio Nacional de Meteorología e Hidrología del Perú (Senamhi) pronosticó que entre noviembre de 2020 y enero de 2021 habrá lluvias por debajo de los rangos normales en la zona norte del país. Ante ello, el Gobierno ha dispuesto un plazo de 60 días calendarios para ejecutar acciones y medidas para atender la crisis hídrica.