El terreno ubicado en Carabayllo fue adquirido por su empresa en US$ 90 mil. Luego, lo vendió a la iglesia El Aposento Alto -asociación que él preside- por más de US$ 800 mil.

Por Lucero Ascarza / Fotos: Juan Zapata

Por intermedio de su empresa Corporación Jedidias E.I.R.L, el pastor evangélico Alberto Santana Leiva adquirió acciones y derechos de una parcela en Carabayllo por 90 mil dólares, alrededor de 290 mil soles de la época, en 2009.

Pero en enero de 2018, el mismo terreno fue vendido por la empresa de Santana a la Iglesia Cristiana Mundial El Aposento Alto, institución religiosa que él preside, a 2 millones 608 mil soles, equivalente a más de 800 mil dólares. Es decir, ocho veces respecto al precio original con el que lo adquirió.

Una diferencia considerable y con un claro beneficiario: Alberto Santana.

Santana
Santana

Los documentos de la Superintendencia Nacional de los Registros Públicos demostrarían que el pastor Santana aparentemente se vendió a sí mismo la propiedad, porque tanto la empresa como la iglesia evangélica son de su dominio personal, lo acreditan las partidas registrales.

Después de todo, Santana no solo es pastor en la congregación. Desde el año 2003, es presidente del Consejo Directivo de la Iglesia Cristiana Mundial El Aposento Alto, registrada como asociación civil en 1994.

El terreno y la radio

pastor Santana
Foto: Juan Zapata.

Al norte de Lima, en el centro poblado Punchauca, distrito de Carabayllo, se ubica un predio de 37 mil 28 m² que, de acuerdo a información de Sunarp, fue adquirido por Juan Luque Rojas en 1990.

En 2009, Luque Rojas y su esposa vendieron 20.25% de acciones y derechos de este inmueble a la Corporación Jedidias E.I.R.L, la empresa de Alberto Santana. Un aproximado de 5 mil a 7 mil m².

En ese entonces, los fieles pensaban que el terreno de Punchauca, adquirido con el dinero de sus donaciones, le pertenecía a la iglesia El Aposento Alto.

Según declaró Iván Galarza, expastor de la congregación, al programa Panorama, se les dijo que la propiedad sería un espacio para hacer retiros espirituales y serviría como matriz de la radioemisora de la iglesia.

«Hacíamos faenas, que consistía en ir allá a hacer los surcos para poner ahí una antena, para que tenga soporte […] Pastores, autoridades menores, el mismo pueblo de la iglesia iba allá y participaba», explica Galarza. Esto fue ratificado a Wayka por otros fieles que también acudieron a trabajar en el terreno, como evidencian fotografías tomadas por ellos.

Fieles de El Aposento Alto durante los trabajos en el terreno de Carabayllo.

Estas faenas no remuneradas se realizaron durante el año 2010, cuando el terreno le pertenecía aun a la empresa de Santana; algo que los fieles desconocían. Iván Galarza comenta que cuando llegaron, la parcela estaba completamente vacía y no había nada más que la tierra para trabajar.

Hoy, gracias al trabajo de los fieles, se encuentra allí la antena de Radio Fe, emisora que fue pagada por los fieles de El Aposento Alto. Sin embargo, como Wayka reveló en su momento, ninguna de las frecuencias radiales de esta emisora está a nombre de la iglesia. En cambio, le pertenecen a la asociación Ministerio Mundial Asociados – Dr. Alberto Santana.

La radio salió por primera vez al aire en 2010. En 2018, las acciones del terreno pasaron de costar 90 mil dólares (precio que pagó la empresa de Santana en 2009) a más de 800 mil dólares, cuando la empresa las vendió a la iglesia evangélica El Aposento Alto. O sea, a sí mismo.

En beneficio del pastor

De acuerdo a informes de la Cámara Peruana de Construcción (Capeco) y la Asociación de Desarrolladores Inmobiliarios (ADI), el precio del m² en Carabayllo pasó aproximadamente de 128 a 700 dólares entre 2010 y 2018.

Sin embargo, el sobreprecio en la venta del terreno adquirido por la empresa de Santana excede largamente a los cambios en el mercado inmobiliario.

Cabe precisar que Corporación Jedidias es una E.I.R.L. Esto quiere decir, una empresa individual de responsabilidad limitada, que por definición tiene un solo accionista/socio. Alberto Santana la constituyó en el año 2000, con él como titular-gerente. Por tanto, es el dueño y beneficiario directo de las ganancias de la empresa.

Pocos años después de fundar Corporación Jedidias, Alberto Santana se convirtió formalmente en líder del Consejo Directivo de El Aposento Alto y como tal, responsable de la administración de sus fondos.

¿Mala administración o lavado de activos?

En la venta de la parcela a ocho veces su precio original gana el pastor, pero sale perdiendo la iglesia evangélica que el mismo pastor preside.

Sobre ese punto, la abogada penalista Liliana Calderón declaró a Wayka que podría tratarse de un caso de administración fraudulenta.

«Si él es presidente del consejo de administración de la iglesia y utilizó los bienes de la iglesia en perjuicio de esta, eso podría constituir un delito», explicó la abogada. El hecho que la empresa de Santana se vea beneficiada con la inversión realizada por la iglesia con las donaciones de sus fieles, resultaría tanto ética como legalmente cuestionable.

Por otro lado, el abogado especialista en lavado de activos, Luis Lamas Puccio, opinó que la compra y venta del terreno con sobreprecio podría encajar con un esquema de ‘autolavado’. ¿Por qué razón? Una hipótesis es que el pastor Santana no podría explicar de dónde salió la plata que invirtió en la propiedad.

“Él habría simulado una compra con un dinero que no puede demostrar. Si no, ¿cómo entiendes que tú te compras una cosa en 1 y después te lo vendes a ti en 100? Es algo anómalo”, indicó Lamas.

Ingresos en investigación

En el caso de esta compra-venta, se tendría que probar que el dinero con el que se pagó la parcela en Carabayllo tenía un origen ilícito para poder definirlo como lavado de activos.

«Él tendría que tener ingresos ilícitos que esté tratando de ocultar a través de la compra-venta de inmuebles», explicó la abogada Liliana Calderón.

Actualmente, Alberto Santana es investigado por el Ministerio Público. Exfieles de El Aposento Alto denunciaron al pastor por estafa y lavado de activos, junto a su esposa. Los acusan de haberlos engañado para que donen miles de dólares con la promesa de ser dueños del estadio de Matute, del equipo Alianza Lima.

En la disposición fiscal de apertura de investigación preliminar, emitida en marzo de este año, se da cuenta de la hipótesis de la parte demandante:

«Presuntamente se trataría de un delito de lavado de activos debido a que los denunciados habrían lucrado recabando altas sumas de dinero valiéndose de estafas e insertando dichos capitales ilícitos al circuito legal mediante la adquisición de terrenos«.

Wayka se comunicó con Cohelet Santana, hijo del pastor y miembro del Consejo Directivo de la iglesia El Aposento Alto, para recoger su versión sobre la compra y venta del terreno en Carabayllo. Sin embargo, se negó a responder al respecto.