Hace unos días se difundió un video en Facebook en el que se aprecia claramente cómo un policía saca un paquete de marihuana e intenta meterlo en el bolsillo de un joven. Sembrar le dicen.

La intervención se produjo en la cuadra 7 de la avenida Garzón, en el distrito de Jesús María. El hecho fue grabado por un segundo joven quien fue amedrentado y agredido físicamente por los policías.

 
El problema no es nuevo. Esto ocurre todos los días y a cada momento. El abuso y corrupción policial relacionada con la marihuana es responsabilidad directa del Estado y los políticos que no quieren regular un vacío legal existente por décadas.
 
En nuestro país es legal la posesión de hasta 8 gramos de cannabis, pero no tienes otra opción que recurrir al mercado ilegal para obtenerlo. Nadie quiere solucionar el problema. Ahora bien, basta tener un gramo más para ser denunciado y procesado por microcomercializador. Y es en ese momento donde entra a tallar el policía que siembra.
 
Si no se hubiese grabado la intervención policial nadie se enteraría del accionar de este tipo de policías. Primero te amedrentan, luego te siembran y te agreden. Al final te extorsionan a cambio de tu libertad.
 
Darle esa posibilidad a los integrantes de la PNP, una de las instituciones más corruptas del país según varias encuestas, es un error estatal y político. Además de poner en riesgo la libertad de cualquier persona que puede ser intervenida y caer en manos de malos efectivos.
 
Por último, el video es irrefutable. No hay mucho que investigar. El efectivo de la siembra debe ser expulsado de la institución. Esperemos que Inspectoria, que ya inició una investigación, lo sancione como corresponde.