Redacción Wayka

Cuatro restos de víctimas del Ejército en 1984 fueron encontrados en dos fosas clandestinas. La denuncia enviada al Ministerio Público señala al capitán Pantoja Mendoza como el jefe de la base militar de esa comunidad responsable de las ejecuciones.

Tres de los cuatro restos ya fueron identificados: Ciriaco Astuvilca Cupe, Luis Capcha flores y Cristóbal Díaz Huamaní. Y fueron encontrados cerca al precipicio de una zona llamada Ibarapata, en Carmen Salcedo de Andamarca, en la provincia de Lucanas, de Ayacucho.

Según la investigación fiscal, en febrero de 1984, unidades militares detuvieron a un grupo de comuneros acusándolos de terroristas porque no tenían víveres para las fuerzas del orden.

“Sí, señora, él está adentro detenido, pero no le digas a nadie que yo te he dicho”, le confesó un militar a Luisa Flores Mendoza, esposa del entonces desaparecido Ciriaco Astuvilca.

Algunos días después, la señora Luisa percibiría los indicios que la llevaron al cuerpo de su esposo. “A lo lejos escuchamos varios disparos. Al amanecer, seguimos las huellas de las botas y llegamos al lugar. Encontramos tierra movida, y cuando escarbamos apareció un pie. Por su zapato y su pantalón reconocí que era mi esposo”, rememoró Luisa Flores.