Redacción Wayka

La búsqueda por justicia para la activista feminista Solsiret Rodríguez ha quedado en suspenso debido a la pandemia del COVID-19. Sin embargo, la defensa de Kevin Villanueva, uno de los principales sospechosos del caso, ha aprovechado la crisis para solicitar que el imputado abandone el penal de Ancón ‘Piedras Gordas’ y cumpla el aislamiento social obligatorio en la casa de su familia, la misma donde desaparecieron a Solsiret.

Mediante un habeas corpus correctivo -figura para corregir las condiciones carcelarias-, Marco Ezquerra Puente de la Vega, abogado de Kevin Villanueva, argumenta que su patrocinado está en riesgo de contagiarse del virus por estar recluido en el centro penitenciario cumpliendo los nueve meses de prisión preventiva que se dictaron en su contra en febrero.

El 20 de mayo, el doctor César Riveros, titular del Juzgado de Emergencia COVID-19, que atiende actos procesales durante el estado de emergencia, admitió a trámite el habeas corpus y ha solicitado que en un plazo máximo de 72 horas, la Procuraduría Pública del Callao resuelva la medida.

Además, el juez también ha ordenado que se elabore un informe sobre las condiciones carcelarias de Villanueva y se reporte si se le ha realizado una prueba de descarte de COVID-19.  

“Ofíciese al Director del Establecimiento Penitenciario de Ancón I sobre el régimen penitenciario en el que se  encuentra el interno Kevin Alexander Villanueva, debiendo adjuntar la historia clínica a fin de acreditar el tratamiento de salud recibido por el acotado interno; asimismo, deberá informar si se le ha practicado el examen de descarte de COVID-19 o qué medidas de seguridad se han tomado”, señala el juez. 

Llama la atención que las abogadas de la familia de Solsiret Rodríguez no fueron notificadas sobre este proceso. En conversación con Wayka, Ivonne Macassi, abogada del Centro de la Mujer Peruana Flora Tristán, encargada del caso de la activista, alerta que, de aceptarse el habeas corpus, existe un riesgo de fuga del imputado.

“Recordemos que, durante casi cuatro años, Kevin Villanueva y Andrea Aguirre ocultaron el cuerpo de Solsiret. Nosotras no hemos sido notificadas formalmente sobre este pedido, pero vamos a solicitar se nos incluya en el proceso porque un habeas corpus entorpecerá la investigación”, sostuvo Macassi.

La madre de Solsiret exige que no se acepte el pedido de habeas corpus para Kevin Villanueva. Imagen: Facebook Buscamos a Solsiret Rodríguez.

«Si se dicta que Kevin Villanueva cumpla el aislamiento social obligatorio en su propia cosa, en la práctica sería como anular la prisión preventiva, pues no se estaría dictando un arresto domiciliario que le impida circular con libertad por las calles», agregó.

Cabe resaltar que Kevin Villanueva no es parte del grupo de riesgo frente al COVID-19, pues no es mayor de 60 años y “tampoco tiene problemas de salud grave o crónico que ponga en riesgo su vida”, precisó la abogada.

Sobre los papás de Solsiret, la abogada comentó a Wayka que están preocupados por la tranquilidad de sus nietos, quienes están bajo su cuidado, pues temen que, con una posible salida de Kevin Villanueva, él y su hermano gemelo Brian, expareja de Solsiret, intenten llevarse a los niños.

Investigación en espera

Como se recuerda, en febrero de este año, el Cuarto Juzgado de Investigación Preparatoria Permanente de la Corte del Callao, a cargo del juez Roberto Sucno, ordenó nueve meses de prisión preventiva para Kevin Villanueva y Andrea Aguirre Concha por la desaparición y muerte de Solsiret Rodriguez.

Una investigación de Wayka mostró evidencia que involucraría a toda la familia Villanueva en el crimen de la activista feminista. Sin embargo, el caso ha quedado en espera debido al estado de emergencia que se dictó a raíz de la pandemia por el COVID-19. 

Las declaraciones ampliadas de Kevin Villanueva y Andrea Aguirre deberán esperar hasta que las actividades del Poder Judicial se reanuden. De la misma forma, aún está pendiente que la empresa telecomunicaciones Movistar entregue el reporte de geolocalización del celular de Franco Villanueva, una de las piezas claves para esclarecer los sucesos del día en que desapareció Solsiret.

Mientras tanto, Rosario Aybar, mamá de Solsiret asegura que seguirá demandando justicia para su hija. «Hoy más que nunca estoy convencida que todos ellos (la familia Villanueva), son los responsables. Tengo la plena conviccion, que todos ellos participaron en este hecho tan cruel e inhumano que hicieron con mi hija», declaró a Wayka.