La violencia no es algo privado. Con doce votos, la Comisión de Ética acordó pasar a ‘sesión reservada’ el debate sobre el caso del congresista de Fuerza Popular, Luis Cordero Jon Tay, quien habría usado su cargo para amedrentar a su expareja con el objetivo de que ella no siguiera con su denuncia por violencia.

Redacción Wayka

En su décima sesión ordinaria, la Comisión de Ética Parlamentaria que preside la congresista Karol Paredes tuvo como punto de agenda realizar otra audiencia sobre el caso del congresista fujimorista Luis Gustavo Cordero Jon Tay por las presuntas agresiones a su expareja y posterior amedrentamiento para que no denuncie.

En vez de discutir el caso de forma pública, por pedido del acusado, la Comisión puso a votación que su caso se realice en ‘sesión reservada’. Así, la sesión, la exposición de pruebas, los argumentos a favor y en contra, entre otros, ya no se encontraría de manera pública en las redes sociales del Congreso, sino que solo tendrían acceso los que forman parte de la Comisión.

Quienes votaron a favor para discutir este caso violencia en privado fueron Karol Paredes y Luis Aragón (Acción Popular), Arturo Alegría, Carlos Lizarzaburu y Jorge Morante (Fuerza Popular), Waldemar Cerrón, Flavio Cruz y Elías Varas (Perú Libre), Javier Padilla (Renovación Popular), Hitler Saavedra (Somos Perú), Eduardo Salhuana y RosioTorres (Alianza por el Progreso).

Frente a los doce congresistas a favor de mantener esta denuncia de violencia en privado, solo tres parlamentarias votaron en contra: Ruth Luque (Juntos por el Perú), María Agüero y Kelly Portalatino (Perú Libre). Por su lado, no se obtuvo respuesta de Carlos Anderson (Podemos Perú) y Diego Bazán (Avanza País) no participó por encontrarse con licencia.

Denuncias por agresión física, psicológica y acoso

El congresista de Fuerza popular Luis Cordero Jon Tay fue denunciado públicamente por su expareja de agresión física, psicológica y acoso a inicios de diciembre del año pasado mediante un dominical.

Imagen

Inicialmente, la Comisión de Ética Parlamentaria decidió con cinco votos en contra, seis abstenciones y dos a favor, no iniciar una investigación en contra del congresista de Fuerza Popular, Luis Cordero Jon Tay, quien fue acusado de maltratar a su expareja físicamente y chantajearla para que no difundiera la denuncia en su contra, el 6 de diciembre del año pasado.

En esa sesión, con argumentos machistas, congresistas de Fuerza Popular y Acción Popular blindaron al fujimorista Luis Cordero Jon Tay tras ser denunciado por agresión, acoso y filtrar un vídeo íntimo.

Ante la indignación ciudadana, la Comisión de Ética del Congreso cambió de decisión y aprobó investigar de oficio al congresista de Fuerza Popular, Luis Cordero, tres días después de intentar blindar al fujimorista.

Esta vez, la decisión se tomó por unanimidad con 16 votos a favor. Los parlamentarios que presentaron el pedido de consideración fueron: Ruth Luque (Juntos por el Perú), Diego Bazán (Avanza País) y María Agüero Gutiérrez (Perú Libre). 

No obstante, días después el congresista Luis Cordero Jon Tay le solicitó a un juez que revoque las medidas de protección personal a su expareja. El acusado sostuvo que estas medidas afectan su honorabilidad y reputación. 

A pesar de las agresiones físicas y psicológicas a las que sometió a su expareja, Cordero Jon Tay aseguró que no existe razón para llegar a dictar medidas de protección, además, insistió en que  el prejuicio es contra él ya que es congresista. Así se puede leer en el documento legal al que accedieron periodistas del dominical Panorama. 

El legislador también descalificó la denuncia presentada por su expareja y también indicó que la denunciante nunca fue su pareja. La describió como »una conocida por temas sociales», con quien no mantuvo mayor contacto. El documento legal fue presentado al Ministerio Público el pasado 17 de diciembre.