Tras una tensa jornada electoral, los centros de votación de Bolivia cerraron las mesas de sufragio como se había previsto según lo programado por el ente electoral. Sin embargo, ha suscitado preocupación, críticas y especulaciones la decisión del Tribunal Supremo Electoral (TSE) de Bolivia de no utilizar el sistema de recuento preliminar para el conteo de votos. Este hecho se da en medio de medidas de seguridad que desplegó un gran número de militares en las calles.

En conferencia de prensa, el presidente del Tribunal Supremo Electoral, Salvador Romero, mencionó que no se hará uso del sistema de Difusión de Resultados Preliminares (Direpre) por «responsabilidad con el país» y para evitar que se genere incertidumbre entre la ciudadanía.

«El domingo en la noche no vamos a tener el resultado oficial y final. Esto nos va a tomar algunas horas adicionales y es importante que la ciudadanía tenga paciencia porque el resultado va a ser confiable, un poco más lento», señaló.

Romero remarcó que el objetivo del TSE es tener un cómputo seguro y confiable para la ciudadanía y las organizaciones políticas, más aún en un panorama de polarización.

Sin embargo el anuncio recibió críticas no solo de los candidatos al gobierno que están en competencia en las actuales elecciones, también de políticos bolivianos. Este es el caso de Evo Morales, expresidente de la Nación, quien se encuentra exiliado en Argentina, luego del ascenso al poder de Jeanine Yañez por la fuerza.

Desde su cuenta en Twitter cuestionó la decisión del TSE: «Es altamente preocupante que el @TSEBolivia decida suspender el sistema Difusión de Resultados Preliminares (Direpre) a horas de elecciones. Esta decisión de última hora despierta dudas sobre sus intenciones».

De otro lado, Carlos Mesa, candidato a la presidencia por la alianza Comunidad Ciudadana (CC) y segundo en las encuestas, mencionó que entiende las razones «optando por la fiabilidad, certeza y seguridad de los resultados oficiales»; mientras que Luis Fernando Camacho se mostró en desacuerdo porque «vulnera» el principio de transparencia. Camacho lidera la Alianza Creemos y es representante de la derecha más radical.

Por su parte, el candidato que lidera las preferencias electorales, Luis Arce, exministro de Economía de Evo Morales, y hoy actual candidato por el Movimiento al Socialismo (MAS) destacó en sus redes sociales el apoyo de delegaciones extranjeras para garantizar la transparencia del proceso.

Según una publicación de Página 12, los veedores internacionales que participan de la jornada electoral han manifestado su apoyo a la polémica decisión del TSE. Entre estos están la OEA, el Centro Carter y la Unión Interamericana de Organismos Electorales (Uniore), y a esto se ha sumado la Iglesia Católica, la Unión Europea y Naciones Unidas.