La empresa ISEG PERÚ S.A.C. presiona a trabajador para que pague una «deuda» de 1860 soles por el tiempo que dejó de trabajar al contagiarse de COVID-19. También Saga Falabella aplicó recortes por «licencias» durante la cuarentena y alrededor de 500 trabajadores reciben sueldos de hasta 100 soles.

Lucero Ascarza

El 12 de mayo, Diego Rojas Guevara experimentó un dolor de cabeza tan fuerte que tuvo que abandonar su puesto de trabajo en un supermercado Plaza Vea. El joven vigilante de 20 años fue enviado a cuarentena por prevención y la empresa para la que trabaja –ISEG PERÚ S.A.C.– gestionó que le hagan la prueba de descarte de COVID-19 a través de su médico ocupacional.

Recién el 8 de junio, la enfermera de la empresa le envió los resultados de la prueba que confirmó que era positivo al coronavirus. A casi dos meses desde que inició su descanso, volvieron a hacerle una prueba y esta vez salió negativo. «Una doctora me habló, me dijeron que ya podía trabajar y que iban a enviar el permiso de alta a Plaza Vea. De ahí pasaron tres semanas y no me decían nada, yo insistía para volver a trabajar», declaró Diego Rojas a Wayka.

Pero los trámites demoraban y durante el tiempo de descanso, no siempre le pagaban su sueldo completo (S/ 930). Además, le enviaban unas «Papeletas de permiso con goce recuperable» que él debía firmar. Diego cuestionó esa medida pero sus coordinadores solo resaltaban que era obligatorio.

COVID-19

COVID-19

Al joven de 20 años le preocupaba cuándo iba a recuperar todas esas horas. Pero la segunda semana de julio -días antes de volver a laborar- recibió peores noticias.

Prácticas ilegales

«Me llamó una de Recursos Humanos y dijo ‘Diego, debes 1.860 soles porque has tenido dos meses algo así de vacaciones», relata. Además de eso solo recibió un mensaje con el día que volvía a trabajar y su nuevo horario: pasaba de 9 horas de trabajo a 12. En un Excel que le enviaron, figuraba el monto total que Diego Rojas tenía como «deuda»: 1.860 soles. Dos sueldos mínimos.

Diego Rojas recibió un «Acuerdo de compensación de licencias con goce de haber» que indicaba que cada mes ISEG PERÚ le descontaría 100 soles de enero a diciembre por concepto de «compensación» por la licencia. Este documento está redactado como si la reducción del sueldo fuera una propuesta de Diego y la empresa lo estuviera aceptando. Hasta el momento, él no lo ha firmado.

El abogado laboralista Arturo Rodríguez declaró a Wayka que la empresa habría actuado de forma ilegal. «Si él dio positivo al COVID-19, él tenía que haber gozado de licencia por descanso médico hasta su recuperación y reincorporación. ¿Cómo le van a dar licencia compensable? Eso no es correcto», indica.

Y ese no sería el único problema con las acciones aplicadas por ISEG PERÚ. «Si la empresa le dio licencia con goce de haber compensable, lo que ya estaba mal, luego no puede venir a decir ‘esta compensación te la voy a descontar de tu sueldo’. Eso también es ilegal», añade. Este segundo escenario planteado por el abogado retrata otro de los numerosos abusos laborales durante la pandemia: el de los trabajadores de Saga Falabella.

Saga Falabella deja a trabajadores sin sueldo

Este mes, alrededor de 500 trabajadores de la empresa chilena Saga Falabella recibieron boletas de pago con remuneraciones de 100 soles o menos. En el caso de Francis Gama, secretaria general del Sindicato Unitario de Trabajadores de Saga Falabella (SUTRASAF), es aún peor: su boleta consigna 0 soles de sueldo. Ello por la aplicación de un «descuento por licencia COVID-19».

COVID-19
Foto: SUTRASAF

«Lo que está haciendo la empresa es decir ‘lo que te pagué en cuarentena, me devuelves'», dice Francis Gama. «Con trabajadores que no son del sindicato, han negociado descuentos de montos pequeños hasta 2021, 2022. Y a los que no hemos aceptado ese acuerdo, la empresa está aplicando de manera unilateral descuentos en cuatro armadas«. Así, en julio ella se quedó sin sueldo, mientras que algunos de sus compañeros recibieron 50 o 100 soles.

SUTRASAF está preparando una denuncia ante la Superintendencia Nacional de Fiscalización Laboral (Sunafil). Según comentó Francis Gama a Wayka, una inspectora de esta entidad les confirmó que «no hay norma que ampare las reducciones aplicadas por la empresa».

El abogado Arturo Rodríguez confirma que si bien hay diferentes formas de compensación, todas están sujetas a negociación. «No es legal ni procedente que la empresa de buenas a primeras comunique la decisión, más aún si estamos hablando de un descuento de sueldos. La ley indica que tiene que haber un acuerdo», sostiene.

Pero el sindicato de trabajadores de Saga Falabella no recibe respuesta a las cartas enviadas a los directivos. «Hay que tener en cuenta que la pandemia no ha terminado. Yo ahora no he recibido ni diez céntimos ¿cómo hago para cubrir pasajes, alimentación, sostener a mi familia? ¿Cómo la empresa me va a dejar sin sueldo?», indica la secretaria general de SUTRASAF.

Así, sin intervención del Ministerio de Trabajo, Francis Gama y otros cientos de trabajadores podrían enfrentarse a descuentos casi totales de sus sueldos por tres meses más.