A pesar del levantamiento de las restricciones por la pandemia y la reapertura de los servicios de ginecobstetricia, las muertes maternas se mantienen y aumentan. Piura es la segunda región con mayor mortalidad materna a nivel nacional y en lo que va de 2022 ya suman 14

Por Malú Ramahí, corresponsal en Piura

‘Lorena’ será madre por primera vez. Tiene 24 años y tuvo que ser hospitalizada para una cesárea de emergencia, ya que su presión arterial empezó a subir en la semana 38 de gestación. Los médicos le diagnosticaron preeclampsia, la primera causa de mortalidad materna en la región de Piura.

Daniel, el esposo de ‘Lorena’, lleva dos días acampando en los exteriores del Hospital Santa Rosa. Debido a las restricciones por el Covid-19, no puede estar al lado de su familia.

“Yo no sabía lo que era preeclampsia hasta que mi pareja me explicó y me dijo que se le podía complicar el parto. Ayer la han operado, me han dicho que los dos están bien”, dice Daniel, mientras sostiene un bolso blanco con pañales y medicinas. Pese al frío de las noches y el fuerte calor del día, él asegura que seguirá pernoctando hasta que ‘Lorena’ y su bebé sean dados de alta.

‘Lorena’ pudo darse cuenta de las señales de riesgo gracias a los controles prenatales y el acceso a información. Sin embargo, no todas las mujeres gestantes piuranas logran distinguir esto a tiempo. 

Durante la Semana de la Maternidad Saludable, Segura y Voluntaria, Richard Ojeda Hidalgo, director de la Dirección Regional de Salud (DIRESA), dio a conocer que hasta el mes de mayo, 14 mujeres gestantes de Piura perdieron la vida. 

Según explicó Richard Ojeda a Wayka, las muertes maternas en la región se dan por tres razones principales:  preeclampsia (33% de los casos), hemorragias (20%) y sepsis (20%). El 27% restante se debe a otras causas; entre las que se encuentra, un caso por Covid-19 y un suicidio.

Hospital Santa Rosa de Piura es uno de los nosocomios principales de la región. Foto: Cutivalú

SEGUNDA REGIÓN CON MÁS CASOS

Piura se posicionó como la segunda región a nivel nacional con muertes maternas en el 2021. Ese año sumó 39 casos de mujeres gestantes fallecidas. Un año antes, en el 2020, registró 22 muertes y en lo que va del 2022 ya tiene 14. Es decir, que desde el 2020 hasta la fecha, 75 mujeres piuranas en gestación han perdido la vida.

Una realidad que llama la atención, ya que solo en el 2020 reportó la cifra más baja de los últimos 8 años. Además, pese al levantamiento de las restricciones y la reapertura de los servicios de salud sexuales y reproductivos, las muertes maternas han continuado.

A nivel nacional, según las estadísticas del Centro Nacional de Epidemiología, Prevención y Control de Enfermedades, solo en el 2021, los casos aumentaron a 462 muertes maternas. Allí, Lima se ubicó como la primera región con 90 fallecimientos y Piura ocupó el segundo lugar con 39.

En abril de 2022, ciudadanos de Ayabaca, sierra de Piura, apoyaron para trasladar a dos mujeres gestantes al establecimiento de salud más cercano. Foto: Huancabamba Noticias.

PREVENCIÓN PARA NO MORIR

¿Por qué la preeclampsia ocupa el primer lugar como causante de la muerte materna? Tal como lo explica el doctor Raúl Gonzáles, director del Hospital Santa Rosa, la preeclampsia es una enfermedad hipertensiva en el embarazo, que se detecta por encima de las 20 semanas de gestación.

Esta patología se caracteriza por un incremento de la presión arterial, hinchazón en las extremidades y presencia de proteínas en la orina. A diferencia de las hemorragias que pueden tener una causal circunstancial y de improviso, la preeclampsia se puede detectar a tiempo para evitar complicaciones y la muerte. 

“Muchas mujeres gestantes no tienen ningún control prenatal. Al no identificar ningún signo de alarma, muchas veces las pacientes llegan en las peores condiciones de salud, donde ya hubo una rotura hepática, una hemorragia cerebral, entonces poco o nada se puede hacer por estas madres gestantes”, señala el médico.

Gonzáles Navarro también comenta que en el Hospital Santa Rosa, al ser de segundo nivel, reciben a las pacientes que son derivadas de los centros de salud, y en ocasiones llegan en situaciones extremadamente críticas. En este nosocomio, en lo que va del 2022, ya se registran 5 muertes maternas, el 35.7% de la cifra reportada por la DIRESA a nivel regional. El año pasado fueron 10 las mujeres que fallecieron. La causa con más incidencia sigue siendo la preeclampsia.

Sin embargo, no todas son cifras desalentadoras. En el 2021, los médicos del Hospital Santa Rosa del Minsa evitaron que 23 mujeres gestantes perdieran la vida. Este año, 7 mujeres pudieron llegaron a tiempo.

“La mortalidad materna, que es un problema de salud pública, también debe tener un impacto en la sociedad, no solo en el sector salud, en la responsabilidad de la madre gestante que tiene que sí o sí acudir a sus controles prenatales. Debe haber una corresponsabilidad de las familias y el sector salud, para evitar muertes maternas en la región”, concluye.

Si bien la falta de seguimiento de los controles es un punto importante, este no es el único factor que agudiza la situación de las mujeres cuando requieren una atención oportuna y de calidad.

El director del Hospital Santa Rosa, Raúl Gonzáles, explica que una de las principales causas de mortalidad es la preeclampsia.

DEFICIENCIAS EN EL PRIMER NIVEL DE ATENCIÓN

La organización Centro Ideas de Piura, que forma parte de la Mesa de Concertación para la Lucha contra la Pobreza, hizo un análisis sobre los factores que influyen en la atención de madres gestantes.

Esta organización reveló que en los centros de salud de la región, el primer nivel de atención, existen una serie de deficiencias, que impide resolver a tiempo los cuadros de hipertensión arterial durante el embarazo.

 “Se trata de controlar el tema de la presión arterial de las gestantes, y esto no se hace porque el primer nivel de atención de salud está desabastecido o no tiene a las o los profesionales de la salud, o no está implementado”, recalca su vocera.

Entre los motivos también están las largas distancias que deben recorrer las mujeres gestantes para recibir sus controles o atención de emergencia.

Frente a esta problemática, Richard Ojeda aseguró que la DIRESA viene implementando “Casas maternas”. Un espacio para que las mujeres gestantes reciban una atención rápida y cercana, especialmente en los últimos meses de embarazo.

“Actualmente tenemos en la región 7 «Casas maternas», que están en  Ayabaca, Jililí, Montero, Tambogrande, Santo Domingo, Faique, Sapillica. Esto ayudaría a que las gestantes que están en las zonas alejadas a las provincias se pongan a buen recaudo, que lleven sus últimos controles, y que, cuando ya entren a una labor de parto, sean trasladadas al centro de salud más cercano”, indica el especialista. 

Casa materna de Sapillica en Piura inaugurada en 2016. Foto: El Regional de Piura

El director de la Diresa ha señalado que la Casa materna del Faique no está funcionando en estos momentos, por un tema de infraestructura y presupuesto. Esto, pese a que una de las mujeres gestantes de este distrito fue reportada como fallecida durante este año. Tampoco funciona la casa de Ayabaca por la construcción de un nuevo hospital. En esta zona, se registraron 9 muertes maternas en el 2021.

“Ya estamos viendo que no está funcionando. La infraestructura por sí sola no nos dice nada, la infraestructura necesita equipamiento, necesita profesionales con calidad y calidez, que brinden servicios respetando los protocolos y los patrones culturales de cada comunidad”, resalta la vocera de Centro Ideas.

EMBARAZOS ADOLESCENTES

Jorge Zapata Bacón, ginecobstetra y subdirector del Hospital Santa Rosa, indicó para Wayka que la edad es uno de los motivos de riesgo en las madres, más aún si son adolescentes. En el hospital Santa Rosa, durante el 2021, se registraron 2 muertes maternas de menores de 20 años, 

“Actualmente se ha incrementado el embarazo adolescente, sobre todo en estos dos últimos años de pandemia. Las adolescentes hacen preeclampsia con complicaciones y de instalación rápida, es decir, no demoran mucho tiempo en presentar presiones altas y luego, en cuestión de horas, puede hacer eclampsia o puede hacer síndrome de Hellp que es la complicación más severa, que te lleva a la muerte”, puntualiza.

Zapata Bacón agrega que en las mujeres gestantes adultas, la preeclampsia se desarrolla mucho más lento y les da tiempo para el control prenatal y la prevención.

El subdirector del Hospital Santa Rosa informó que están por iniciar un convenio piloto con un colegio público de Piura, donde llevarán charlas informativas sobre salud reproductiva, salud mental y bucal.

“Estamos por firmar un convenio. Esta es la primera vez que se hace algo así. El Hospital también debe salir, mientras más tengamos a la población sensibilizada, vamos a mantener menos riesgos”, señala Raúl Gonzáles.

GESTAR EN SILENCIO

Este año, en el mes de abril, un suicidio conmocionó a la región: una mujer de Sullana fue hallada sin vida en su vivienda, con signos de haberse suicidado. Ella tenía 8 meses de embarazo y vivía junto a su pareja y su menor hija de 2 años. Su caso, según lo confirmó Richard Ojeda, se encuentra dentro de la cifra de 14 muertes maternas de la región.

Marisol Gianino, psicóloga clínica y especialista en enfoque Gestalt para el trabajo psicoterapéutico, señala que las conversaciones sobre la salud mental durante la maternidad y el embarazo muchas veces no son tomadas en cuenta debido a los diferentes prejuicios que giran en torno al tema.

“El hecho de pasar por un momento de depresión aún está mal visto en la sociedad, más la presión social de la maternidad. Son dos cosas que se mezclan y en la sociedad no son habladas ni aceptadas. Creo que mientras las mujeres puedan tener más información sobre esto y recursos para prepararse, vamos a poder todas manejarlo de una manera saludable”, manifiesta.

La especialista explica que el cuidado de la salud mental durante la gestación es indispensable, y que, pese a ello, en los servicios de salud pública, el tratamiento psicológico no tiene una adecuada atención.

 “En ningún caso me han comentado del apoyo psicológico ni ha habido una preparación para lo que se viene, para trabajar las expectativas de esta nueva etapa y vivenciar la maternidad de una forma saludable. Es necesario que esto sea parte del proceso, para la madre y la pareja”, finaliza.

PROYECCIONES SIN CUMPLIR

En el 2014, a causa de las altas cifras de muerte materna en Piura, el Consejo Regional por la Igualdad de Género (CORIG), proyectó que al 2021 se reduciría hasta 10 muertes maternas por año. Algo que no ocurrió y aumentó.

Centro Ideas, que forma parte de esta comisión, hizo un llamado de atención al sector salud para atender con urgencia el incremento de mortalidad en mujeres gestantes.

“El problema de mortalidad materna representa un problema de salud pública, no solo por el número de muertes y su impacto, sino porque son muertes objetivamente evitables si se tuvieran como prioridad la atención de factores que ayudan a prevenirlas, como son el adecuado acceso y calidad de la atención médica, el traslado efectivo en situaciones de emergencia obstétrica a IPRES con capacidad resolutiva, ejecución presupuestal eficiente, entre otros”, dice su comunicado.

Consejo Regional por la Igualdad de Género (CORIG). Foto: Gerencia Regional de Desarrollo Social