Busca recuperar los tributos perdidos. El ministro de Economía y Financias, David Tuesta, enumeró una serie de medidas tributarias que se incluirán en la próxima solicitud de delegación de facultades, que buscan hacerle freno a la debacle fiscal que hoy mismo vive el país, tras cuatro años consecutivos de caída en la recaudación y que nos coloca en la cola no solo de Sudamérica sino como -según apunta el investigador José de Echave- uno de los cinco países con la tasa más baja del mundo en tasa recaudatoria respecto al PBI: 13,9% -el promedio de recaudación de países de la OCDE al que Perú aspira a pertenecer pasa del 32%.

Entre el largo listado de medidas expuestas, resaltó la probable reducción de la valla recaudatoria de impuesto a la renta (IR), incluyendo a trabajadores que ganen menos de S/.2075 mensuales, que hoy en día están exonerados de dicho tributo. El sustento del ministro tuvo que ver con que dicha valla es demasiado alta en comparación a otros países de la región. Indicó que, en caso se aplique esta medida, se haría con una serie de beneficios como deducción de dicho IR por exigir comprobantes de pago. Con un “todos deben mojarse”, remató Tuesta su propuesta en dicha comisión.

Respecto a la reducción de beneficios tributarios o “gastos tributarios” no fue tan enfático, y solo hizo mención explícita a aquellos que reciben los casinos y tragamonedas -estimados en 400 millones de soles anuales-, en el sentido que estaría en la mira la eliminación o ajuste significativo de dichas exoneraciones injustificadas. Evitó pronunciarse en específico sobre las que reciben las universidades privadas o las empresas de agroexportación aunque mencionó que las exoneraciones tributarias podrían reducirse en 1,2% del PBI (S/.7400 millones).

Esta propuesta para el economista y profesor de la PUCP, Pedro Francke, “es equivocada porque recarga la necesidad de recuperar la presión tributaria sobre la masa de trabajadores peruanos, mientras no pone énfasis en reducir los beneficios tributarios a las agroexportadoras o a las universidades privadas de alto negocio, que es donde hay millones de soles de ganancias concentradas en pocas manos, el ministro debería poner énfasis en una política tributaria más redistributiva”. Francke además añade un riesgo adicional a nuestra economía en caso se insista con esta propuesta: “sacarle dinero al bolsillo de los trabajadores que ganan menos, podría afectar la demanda interna y golpear la tímida recuperación que se está iniciando en el sector industrial, en ese sentido la política anunciada desde el MEF creo que es equivocada”.

Finalmente, el ministro Tuesta comentó acerca del problema de las millonarias deudas tributarias judicializadas (según datos de la Sunat, el monto de las principales deudas en litigo supera los S/ 8 000 millones), indicando que se busca fortalecer la capacidad no solo de la Sunat, sino también del Tribunal Fiscal para que no se dilaten los litigios.

Seguiremos atentos a los próximos anuncios.