Ayer, durante la celebración en donde juró como nuevo alcalde de Lima, Jorge Muñoz propuso una ordenanza contra toda forma de discriminación. ¿Qué significa esto?

Redacción Wayka

Jorge Muñoz asumió el día de ayer la alcaldía de Lima, prometiendo una ciudad para todos los limeños “sin exclusión alguna”. Para ello, propuso la elaboración de una ordenanza que sancione todo tipo de discriminación, porque en pleno 2019, las poblaciones vulnerables todavía se encuentran desprotegidas en la capital del Perú. ¿Qué se necesita para esto se concrete?


Comunidad LGBTIQ

Según la primera encuesta virtual para personas LGBTI realizada por el Instituto Nacional de Estadísticas e Informática (INEI) en 2017, el 65% de personas que aseguran haber sido víctimas de alguna forma de violencia o de discriminación, lo sufrió en el espacio público. A pesar de estas alarmantes cifras, la comunidad LGBTIQ no cuenta en la actualidad con una ordenanza que visibilice esta práctica violenta de hostigamiento.

En marzo de 2015, cuando Jorge Muñoz todavía era el alcalde de Miraflores, aprobó una ordenanza similar a la que mencionó ayer durante su juramentación. La ordenanza 437 en su artículo 2, define discriminación como “la intención y/o efecto de excluir, tratar como inferior a una persona o grupo de personas, sobre la base de su pertenencia a un determinado grupo”; además incluye de manera específica las razones de género, orientación sexual e identidad de género.

Personas con discapacidad

Según el Observatorio Nacional de la Discapacidad, 4 de cada 10 personas con limitación dependen de una persona para realizar sus actividades diarias, como movilizarse. Lima tiene una enorme deuda pendiente con las personas con discapacidad para poder garantizar por ejemplo, lo que exige la Ley 30412 que dispone acceso libre para las personas con discapacidad severa en el servicio de transporte público.

Violencia de género

Una forma de discriminación cotidiana e invisibilizada contra las mujeres es el acoso sexual en el espacio público. La gestión de Muñoz tendrá como tarea implementar la normativa que Luis Castañeda aprobó antes de terminar su gestión en diciembre: la ordenanza 2154 que sanciona a quien comete y permite acoso sexual en el espacio público.

Recordemos que a pesar de que la Municipalidad de Miraflores ha realizado muchas campañas de concientización contra el acoso sexual callejero, Jorge Muñoz como alcalde nunca aprobó una ordenanza que la sancione de manera administrativa. Algo que, además, él mismo reconoció como un error durante una entrevista para Wayka Electoral.

Racismo

Según la primera encuesta nacional de Percepciones y Actitudes sobre la Diversidad Cultural y Discriminación Étnico Racial que elaboró Ipsos a pedido del Ministerio de Cultura, el 53% de peruanos cree que somos un país de racistas. En la actualidad, los limeños y limeñas no cuentan con una ordenanza que los proteja frente a este tipo de violencia.

Actualmente está vigente el Decreto Legislativo 1323 que incluye dentro de las razones de discriminación, la orientación sexual y la identidad de género. De igual manera, se requiere también del compromiso y de las acciones de las gobernaciones regionales y locales para reducir los índices de violencia y lograr ciudades inclusivas.