El propio fiscal de la Nación, Pedro Chávarry, reveló que entre 20 y 25 periodistas estuvieron en la reunión que se efectuó en la vivienda del dueño de Iza Motors, Antonio Camayo, actualmente detenido con otros integrantes de la organización criminal ‘Los cuellos blancos del Puerto’.

Si bien anteriormente Chávarry había negado pedir alguna reunión a su favor al suspendido juez César Hinostroza, en una entrevista radial contó que este encuentro con medios de comunicación sí se realizó.

“(Hinostroza) Me invita a esta casa y veo que habían varios medios eran un promedio de 20, 25 personas, por lo cuales yo guardo respeto porque seguro fueron con la mejor intención”, dijo, sin embargo, no quiso revelar nombres.

“Prefiero guardar las identidades porque para qué mencionarlos, son medios de acá de Lima, que estuvieron presentes en gran número”, sostuvo.

Señaló que Hinostroza lo convenció para que vaya porque podía presentar su plan de trabajo como próximo fiscal de la Nación (aún no había sido elegido) y hacer sus descargos de una campaña en su contra.

“Me llegó a convencer, en una oportunidad, me dice (Hinostroza) que quería reunirse con algunos medios en una dirección, que en el audio dice que me envía por Whatssap, porque yo no conocía. Yo no sabía quién vivía allí. Me dijo ‘es una reunión en casa de unos amigos donde vamos a congregar a varios medios periodísticos para que expliques tu plan de trabajo y el desarrollo que vas a tener cuando seas fiscal de la Nación y los ataque s que recibes’”, sostuvo Chávarry.

Insistió en que no conocía a Antonio Camayo y que quien parecía conocerlo mejor era el suspendido juez Hinostroza.

Sin embargo, queda la pregunta al aire. Si necesitaba exponer su plan de trabajo, por qué no llamó a una conferencia pública y no en casa de terceras personas.