La candidata presidencial por Fuerza Popular, Keiko Fujimori, presentó en total 14 recusaciones contra los jueces a cargo de su investigación por lavado de activos para que sean retirados del proceso porque, según ella, no son imparciales. Junto a esto, también ha presentado seis recursos de tutela de derechos que deben ser resueltos en audiencia.

El expediente al que tuvo acceso El Comercio confirma los diferentes recursos legales que ha usado la defensa de Keiko Fujimori, su esposo Mark Vito y los demás coinvestigados. La primera recusación fue presentada en 2018 contra el juez Richard Concepción Carhuancho, días antes de que dictara la prisión preventiva contra la lideresa fujimorista.

Junto al de Keiko Fujimori, los implicados en la investigación Augusto Bedoya, Jorge Yoshiyama, exsecretario de Fuerza Popular, y Vicente Silva también hicieron lo mismo, aunque ninguna prosperó. Sin embargo, en enero de 2019, Yoshiyama presentó una nueva recusación contra Carhuancho por haber declarado en RPP sobre el exfiscal de la Nación Pedro Chávarry.

Debido a ello, Carhuancho fue retirado del caso y en su lugar se designó a la jueza Elizabeth Arias, quien tuvo que inhibirse a pedido de la abogada de Keiko Fujimori pues la había defendido en un caso anterior. Posteriormente, el juez Víctor Zúñiga asumió el caso y contra él también han caído varias recusaciones por parte de los investigados de Fuerza Popular.

Zuñiga tiene dos recusaciones de Keiko Fujimori por supuesta falta de imparcialidad, otras dos recusaciones hechas por el mismo partido y otras cinco de coinvestigados. La última recusación fue presentada el 13 de mayo de este año y fue interpuesta por una de las abogadas implicadas en la investigación por obstrucción a la justicia. Hasta el momento, las primeras nueve recusaciones han sido rechazadas en primer y segunda instancia.

Respecto a los recursos de tutela de derechos, fueron presentados para que se precisen los delitos imputados o para que se les permita designar peritos de parte. Uno de ellos en enero 2020, cuando solicitó al fiscal Domingo Pérez que fundamente los motivos por los que citó a declarar a un grupo de excongresistas. Dos de estos recursos fueron rechazados por el juez Zúñiga; sin embargo, Fujimori ha insistido con una casación ante la Corte Suprema.

El último recurso presentado es la solicitud de Keiko Fujimori para que se anule el cierre de investigación que solicitó el fiscal Pérez. Junto a eso, Yoshiyama ha solicitado que se excluya el testimonio de Jorge Barata. El uso múltiple de estos recursos legales han dilatado el proceso del caso. Aunque, según Giulliana Loza, abogada de Keiko Fujimori, esa no ha sido la intención de su patrocinada.